home.jpg

 

L8

PLAY ST(OP)ORE

EL PSICOANÁLISIS FRENTE
A LOS NUEVOS DESAFÍOS DE LA CLÍNICA


MAURO NAHUEL GROSS (1)
Y JUAN BRODSKY
(2)

 

Resumen: Desde hace más de un siglo, Freud, en Tótem y Tabú (1913-1914 [1978]), anticipaba una época marcada por la declinación del Nombre del Padre. Actualmente, la civilización contemporánea nos pone en manifiesto que, a más de un siglo de este planteo, es un hecho. Como es de esperar, en una época signada por la inmediatez, ese lugar no tardará demasiado en ser ocupado. De éste modo, Miller y Laurent (1996-1997) postulan para la actualidad “La época del Otro que no existe”, con su correlato en el fenómeno contemporáneo de la caída de los ideales y sus consecuencias. Bien sabemos, en el sujeto es causa de la psicosis, mientras que en la trama social cimienta la producción de nuevas formas de síntomas. En este punto cabe entonces preguntarnos: ¿qué otros vienen a ocupar ese lugar de privilegio?, ¿qué desafíos clínicos nos presentan los nuevos síntomas de la subjetividad contemporánea? En la era de los avances tecnológicos, los gadgets hacen su aparición en un intento de dar respuesta al encuentro, siempre fallido, con el Otro. Nuevas modalidades sintomáticas, rodeos, arreglos y desarreglos, serán los puntos que en el presente trabajo intentaremos vislumbrar, teniendo en consideración la noción que cada sujeto, en su intento singular de dar una respuesta a la “relación sexual que no existe”, inventa.

 

Palabras claves: época, subjetividad contemporánea, caída del nombre del padre, gadgets, síntomas, no relación sexual.

 

Desde hace más de un siglo, Freud, en Tótem  y Tabú(3), anticipaba una época marcada por la declinación del Nombre del Padre. En el Malestar de la Cultura(4) indica que tres son las fuentes del sufrimiento humano. El poder de la naturaleza, la caducidad de nuestro cuerpo y nuestra insuficiencia para regular nuestras relaciones sociales. Las dos primeras son inevitables, pero no entendemos la tercera: no entendemos por qué la sociedad no nos procura satisfacción o bienestar, lo cual genera una hostilidad hacia lo cultural.

Por su parte Miller(5) entiende a la civilización como un sistema de distribución del goce a partir de semblantes, siendo ésta un modo de goce, incluso un modo común de goce, una repetición sistematizada de los medios y maneras de gozar.

En consonancia con esto, junto a Laurent(6) postulan para la actualidad “La época del Otro que no existe”, con su correlato en el fenómeno contemporáneo de la caída de los ideales y sus consecuencias. En el sujeto es causa de la psicosis, mientras que en la trama social cimienta la producción de nuevas formas de síntomas.

Actualmente, la civilización contemporánea nos pone en manifiesto que, a más de un siglo de la advertencia de la caída del Nombre del Padre, este planteo, es un hecho. Como es de esperar, en una época signada por la inmediatez, ese lugar no tardará demasiado en ser ocupado.

Es así, que los que nos interesa preguntarnos es ¿qué otros vienen a ocupar ese lugar de privilegio? ¿Qué nuevos desafíos clínicos se nos presentan?

Puede pensarse que en la era de los avances tecnológicos, los gadgets hacen su aparición en un intento de dar respuesta al encuentro, siempre fallido, con el Otro.

Una era en que estos objetos creados bajo la vorágine del consumismo, están al alcance de la mano para dar una respuesta al atravesamiento de la privación constitutiva y consecuentemente la castración estructural.

En ese sentido, es posible pensar a los gadgets como un velo, que orienta el goce allí a donde antes signaba el ideal. Se trata de un goce Uno, que difícilmente establece lazo con el otro (basta pensar en el efecto hipnótico que producen las pantallas de celular en niños, adolescentes y en los no tan niños).

Un ejemplo de esto es la aplicación, con su slogan “conoce a las personas más cotizadas que te has cruzado… Convertí esos amores de un minuto en posibles ilusiones”, Happn que funciona con una red social geolocaliazadacuya característica es la de mostrar los sujetos actuales como objetos de consumo.

Aplicación esta que pone énfasis en perpetuar la inmediatez del instante en detrimento de lo mediato del encuentro con el deseo del Otro, que escribiría su falta en la vía del deseo y de la lógica fálica.

El tema aquí, es que estos objetos tan preciados no son objetos causa de deseo, sino tapón de castración. Tapón, “fallido”, que viene a obturar la falta constitutiva del sujeto, enmascarando así la verdad del deseo.

En la actualidad nos encontramos atravesados por una exigencia a no parar de gozar, el cuerpo se convierte en un campo de batalla de las pulsiones, la experiencia de goce golpea una y otra vez sobre la misma huella. Naspartek(7) hace referencia a que el goce deja de estar localizado y pasa a estar en todos lados. A partir del seminario XX de Lacan(8) se puede pasar de un goce localizado a un goce omnipresente que se verifica también en los cambios de la época actual. A esto es lo que se llamará la metástasis del goce(9). Un goce que se intenta erradicar y sin embargo reaparece una y otra vez por focos y finalmente invadiendo por todos lados.

De esta forma, el sujeto de la época revela una decadencia de la experiencia subjetiva del deseo frente a la emergencia del goce enlazado a la pulsión de muerte. Por lo cual, y recurriendo a Lacan(10) entendemos a las pantallas o cualquier objeto causa de acción, producido por la ciencia, no como objeto “a” causante de deseo; si no como aquello que viene a obturar el deseo subjetivo del ser.

Por otra parte la ciencia nos brinda en qué hincar el diente, haciendo de los gadgets una respuesta a la falla en la relación de conocimiento. ¿Seremos animados nosotros mismos por los gadgets?  Para Lacan era poco probable ya que no conseguiremos que no sean síntomas, es decir lo que se inventa para creerse el cuento de la existencia de la relación sexual, en la misma época en la que su inexistencia se ha vuelto evidente y explícita.

¿Y qué lugar para el psicoanalista? La tarea consiste no en que los sujetos se desembaracen de lo real. Si el psicoanálisis se mantiene como síntoma, con su falta de la relación sexual, eso hace que los analistas dependan de lo real y no lo contrario. Tenemos la tentativa de renovar el sentido del síntoma a lo cual Lacan permaneció ligado, al introducirlo con el nombre de sinthoma. No consiste en absoluto en rechazar el real científico y el saber en lo real. Sin rechazarlo, podemos admitir que hay saber en lo real, y plantear que en ese saber hay un agujero, que la sexualidad hace agujero en el saber.

En la hiperconexión, con todos sus puntos interesantes y favorables, pareciera que comanda la prisa, la exigencia de un estado que siempre debe ser el mismo: online; la vertiginosidad con la que la información circula no facilita ninguna pausa.

Por lo tanto, si la estructura de la acción humana se trata de una lógica intersubjetiva encontrada entre el aguardar y el precipitarse, ¿cómo arribar entonces a un momento de concluir si el aguardar está suspendido?

Tal vez el diván y el encuentro con un/a analista sea todavía hoy un lugar para estar offline un rato y facilitar esa otra dimensión, la atemporalidad del inconsciente.

Hacerle lugar a la pausa, al tiempo de comprender, en este nuestro tiempo comandado por la prisa, y la alegría consumista, no es nostalgia, puede ser un acto político. Un intento de poner un Stop en la vorágine del Play Store.

 

 

Bibliografía

Freud, S. Obras Completas, El malestar en la Cultura (1930), Tomo XXI. Amorrortu Editores, Bs. As., 1975.

Freud, S. Obras Completas, Tótem y tabú y otras obras (1913-1914), Tomo XIII. Amorrortu Editores, Bs. As. 1983.

Lacan, J. El Seminario, libro 20. Aun (1972-1973), Paidós, Buenos Aires, 1991.

Lacan, J. El Seminario 11: Los cuatros conceptos fundamentales (1964), Paidós, Buenos Aires, 2012.

Miller, J.A. El Otro que no existe y sus comités de ética, Seminario en colaboración con Eric Laurent. Paidós, Bs.As., 2005.

Naspartek, F. (2014). Conferencia proferida en el Primer Encuentro de la Red Toxicomanía y Alcoholismo (TYA) Brasil, en Belo Horizonte, el 20/11/2014 sobre el tema: "Adicciones, cuerpo, violencia: lo que está en juego hoy".

 

  REFERENCIAS
1 Licenciado en Psicología por la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina, y se desempeña como adscripto de la cátedra Psicoanálisis. Es Maestrando de la Maestría en Teoría Psicoanalítica Lacaniana en la misma institución, miembro del Ciclo de Cine y Psicoanálisis y del comité de redacción del Journal Ética & Cine. Es autor de distintos ensayos con referato, artículos científicos, nacionales e internacionales, ponencias en congresos y actividades académicas. Actualmente realiza actividad clínica en la ciudad de Córdoba, Argentina.
2 Estudiante avanzado de la carrera licenciatura en Psicología por la Universidad Nacional de Córdoba. Realiza su tesis de investigación acerca de “La posición del practicante del psicoanálisis en el Centro Psicoanalítico # 4, de la ciudad de Córdoba, Argentina. Se desempeña como ayudante alumno de la cátedra Psicoanálisis y del Cursillo de nivelación. Miembro del Ciclo de Cine y Psicoanálisis de la Universidad Nacional de Córdoba y del comité de redacción del Journal Ética & Cine. Autor de un capítulo de libro y de distintas publicaciones en textos académicos.
3

Sigmund Freud, Obras Completas, Tomo XXI. El malestar en la Cultura (1913-1914) (Buenos Aires: Amorrortu 1975).

4 Sigmund Freud, Obras Completas, Tomo XIII. Tótem y tabú y otras obras (1913-1914) (Buenos Aires: Amorrortu 1983).
5 Jacques Alan Miller, Seminario en colaboración con Eric Laurent (1996-1997), El Otro que no existe y sus comités de ética (Buenos Aires: Paidós 2005).
6 Ibíd.
7

Fabián Naspartek, Conferencia proferida en el Primer Encuentro de la Red Toxicomanía y Alcoholismo (TYA) Brasil, en Belo Horizonte, el 20/11/2014 sobre el tema: "Adicciones, cuerpo, violencia: lo que está en juego hoy".

8

Jacques Lacan, El Seminario, libro 20. Aun (1972-1973) (Buenos Aires: Paidos 1991).

9 Fabián Naspartek, op. cit.
10

Jacques Lacan; El Seminario 11: Los cuatros conceptos fundamentales (1964) (Buenos Aires: Paidós 2012).

 

 

 

 

REGRESAR