home.jpg

 

P2


EN LA ESCRITURA HABITA LO IN- FINITO.

El son agradable: nãhua-tl

ERIKA SALDAÑA PÉREZ (1)

 

“tlaticpac toquichtin ties”
“La tierra será como sean los hombres”

Dicho Náhuatl.

 

Resumen. La escritura transita por la cuestión de lalengua, de lo que le habla al sujeto que escribe o que habla en su ser hablado. Pero también la escritura en ese viaje que va por la libre para recrear-se en escritura como artefacto. La escritura es la techné, arte factiva, que produce subjetividad abierta, produce un sujeto siendo-para-la-muerte-para-la-vida, para la existencia.   Como se juegue el hombre en su creación, en su equívoco, en el juego de lalengua, será su ethos, su espacio, su diferencia en su existiendo.

Palabras clave.   Escritura, lalengua, la voz, son huasteco, verdad.

 

¿QUIÉN HABLA?
La escritura con el afuera y la escritura con la muerte.

Foucault (1969), en su conferencia: qué es un autor comienza por la pregunta ¿quién habla?  La cual denomina como un lugar vacío: indiferente y coercitivo.    Dentro de ese lugar hay cuatro funciones del autor: 1.-El nombre del autor, 2.-La relación de apropiación no es autor, 3.-La relación de atribución y 4.-La posición del autor.  Desde estas funciones escribe que  el autor y la  escritura construyen la práctica, es decir, la ética; lo que remite  a la dimensión de la escritura con el afuera y de  la escritura con  la muerte.

.

Según Foucault, la escritura se refiere a sí misma, es decir, que se refiere a su propia exterioridad desplegada, la experiencia de la escritura se da en sus bordes, transgrede lo determinado.  Sin embargo, habrá que añadir que el acto de escribir, es un acto de nombrar bajo el juego de las letras, las consonantes, el sujeto de lo inconsciente y el cuerpo. “…la escritura se despliega como un juego que infaliblemente va más allá  de sus reglas y pasa así al afuera”(2).  Por lo que la escritura es un trazo, una marca en lo real del cuerpo dando un lugar al deseo.  “… el cuerpo funciona como una resistencia a la insistencia tenaz de la muerte, y mientras ello sucede, ese momento lógico deslumbrante, el sujeto tiene la oportunidad de hablar, de-ser, siendo, siéndolo-para-la-muerte…”(3) De aquí volver a la pregunta ¿quién habla?, remite a señalar que es lalengua.

La escritura con la muerte lo que se enuncia es para no morir, por lo que se entiende que al escribirse deja rastro de existencia, de algo… Y el lugar del autor, es el lugar de como muerto por lo que el autor como sujeto desaparece.

 

“… la relación de la escritura con la muerte se manifiesta también en la borradura de los caracteres individuales del sujeto que escribe, mediante todos los ardides que establece entre él y lo que escribe, el sujeto que escribe despista todos los signos de su individualidad particular; la marca del escritor ya  no es más  que la singularidad de su ausencia; le es preciso ocupar el papel del muerto en el juego de la escritura…”(4)

Entonces: ¿Qué es un nombre de autor? y ¿Cómo funciona?, se pregunta Foucault.

 

….un nombre de autor no es simplemente un elemento en un discurso (…); ejerce un determinado papel con relación al discurso: garantiza una función clasificatoria; un nombre semejante permite reagrupar un determinado número de textos, delimitarlos, excluir algunos, oponerlos a otros… el nombre de autor funciona para caracterizar un determinado modo del ser del discurso: para un discurso,  el hecho de  tener un nombre de autor,  el hecho de que se pueda decir “esto  ha sido escrito por tal” o “tal es su autor”, indica que ese discurso no es una palabra cotidiana, indiferente, una palabra que se va, que flota y pasa, una palabra inmediatamente consumible, sino que se trata de una palabra que debe ser recibida de cierto modo y que en una cultura dada debe recibir un estatuto determinado.(5)

El nombre de autor es un modo de ser o un estilo de ser que lo enuncia en su enunciación, es decir, una enunciación que crea una ruptura con los bordes para instalarlo de un otro modo. “… La función-autor es pues característica del modo de existencia, de circulación y de funcionamiento de ciertos discursos en el interior de una sociedad”.(6)  Por lo que la función  tiene los siguientes caracteres: Transgresor de los bordes culturales, sociales, históricos y subjetivos.  Y, una singularidad subjetiva.  El autor como productor de diferencia.

Estos rasgos forman el campo discursivo de la función del autor. Por lo tanto, un autor construye instancias discursivas que dan lugar a las diferencias. Los autores a la vez producen la formación de otros textos es decir “la posibilidad indefinida del discurso”, por ello retornar a autores y textos implica reconstruir las discursividades y crear otras que a la vez den apertura a otras tan diferentes como las anteriores. “A través de tales retornos, que forman parte de su misma trama, los campos discursivos de los que hablo implican con respecto a su autor <fundamental> y mediato una relación que no es idéntica a la relación que un texto cualquiera mantiene con su autor inmediato.”(7) Por estas razones que importa ¿quién habla? Si lo importante es cómo en su función un autor y su obra trasgrede un campo determinado de orden discursivo.   Es decir, que, importa más el tema y las formas que el productor-autor.  

  “… es el trabajo mismo de leer, o escribir, un acto de singularidad exquisita de cada uno, de cada quien  se atreva a leer-se de otra manera para no sólo quedar signado como sujeto al lenguaje o del lenguaje, sino que es un acto que al concebirlo en su desnudez, el autor es otro,  sin rostro que lo identifique, sino ser justo, que es producto de la escritura que lo transformó en otro, autor de su textualidad… que como autor deviene escrito, que es ya letra que transmite su pasión, su locura en ser, su saber cómo enigma, ya no sólo como síntoma, sino como ejercicio de lo particularmente humano.”(8)

 

LO INCONSCIENTE
Una voz que nunca calla.

Siguiendo a Foucault menciona que la escritura es un espacio enunciativo: es decir, que le pertenece a la voz.  La voz en los personajes, en el contexto, en el lector y en el que escribe y re-escribe. Que no es el autor sino otro, el otro de la escritura.  “…se trata de la apertura de un espacio donde el sujeto que escribe no deja de desaparecer”(9),  porque en la escritura está siendo.

El analizante produce discurso con su saber, con  lalengua, de esto que el psicoanálisis sea una experiencia torcida, moebiana afuera-dentro, pero también en su despliegue devenga una experiencia topológica en relación a la botella de Klein(10), es decir que mientras moebianamente el sujeto corresponde a una superficie, en su devenir kleiniano no corresponde y el sujeto queda a la vez anudado al trazo in-finito: como un escribiendo-para-la-muerte.

 

“Si el que emite palabras como el analizante en el diván y que con ello se hace un discurso, una enunciación; cabe señalar que la clínica psicoanalítica es una práctica, un acto, una ética.  Hablar es un escribir.   …, el axioma de Lacan es que el silencio no existe.  Eso no calla nunca.  Es esto lo que hay que escuchar en el “eso hlabla”… la voz del Ics es baja, pero siempre dice lo mismo”, “la voz de la verdad es baja, pero siempre dice lo mismo”.   Ese “siempre” y ese “mismo” que oscilan entre leitmotiv y bajo continuo, dicen a la vez que eso vuelve siempre al mismo lugar (repetición) y que eso nunca cesa (necesario e imposible).   El silencio no existe; eso se puede decir inconsciente, eso se puede decir verdad, eso se puede decir estructura, eso se puede decir lenguaje… el descubrimiento freudiano: que eso habla aun cuando calla.”(11)

Lalengua, el lenguaje, lo inconsciente y la voz como objeto a como un lugar de vacío y deseo hacen un son, una é(ró)tica.

Afuera y muerte como palabras llevan a decir que lanzan a otra parte, que tienen la función de nombrar un movimiento del orden de lo real.   La escritura del afuera y la escritura de la muerte en su articulación hacen que devenga el sujeto en productor, pero más que productor devenga letra.   La escritura con el afuera y la escritura con la muerte es el corte que lanza a preguntar, a hablar-se, a tomar otro lugar y sostenerse en él; y forja a tomar nombre.

 

SON IN-FINITO
Letras huastecas y su afuera-muerte.

 “Es ese precisamente uno de los ejercicios de lo que llaman ciencia ficción. Debo decir que nunca la leo, pero a menudo en los análisis me cuentan de que se trata”(12) Saberes originarios que vienen del espíritu como lo que habla un analizante, son equivalentes en la escritura de la ciencia ficción, sin embargo dicen la verdad aunque no toda.

Huasteca deviene del vocablo náhuatl que signa como un “son agradable”. El sueño como una formalización del inconsciente y como bien mostró Freud, como “cumplimiento de deseo”; dice, muestra, escribe, un son agradable. Lo agradable que se juega en la vida-la muerte; el placer-displacer; en la guerra-la existencia. Otra acepción de son dice que se refiere a el que hace con arte y a la vez el que hace con arte tiene un estilo, un ethos.

En las comunidades originarias el son y las leyendas emiten las lenguas de la colectividad, si bien se transmite lalengua, también su apertura por la vida, la muerte, la existencia. La existencia en las comunidades originarias es un ciclo en espiral. Desde esta perspectiva los saberes transmitidos ascienden sobre las comunidades y constituyen su colectividad (su siendo sujetos en comunidad). La transmisión en las comunidades originarias gira alrededor de la palabra y la oralidad.

El son “Querreque”, tiene varias versiones, varios estilos que a la vez se establecen por sus comunidades y dan cuenta de su colectividad. Se comenta que el querreque es un ave de plumaje gris, conocida en otros sitios como pájaro carpintero, y cuando pica a los árboles para hacer su nido o para llamar a su compañera, emite un graznido suave con el que parece decir "crrr, crrr", como el sonido que hacen al cantar el querreque, pero también se le denomina así a las personas parlanchinas.

  Querreque
Es buena la cervecita para el que está desvelado, Para el que está desvelado es buena la cervecita.
Yo prefiero un tequilita, que es lo mejor pa` lo hinchado. Que es lo mejor pa` lo hinchado, que hasta lo panzón se quita.
CORO:  Querreque, querreque. Querreque, querreque.
Del uisqui y el aguardiente, cuál es el mejor licor. Cuál es el mejor licor, del uisqui y el aguardiente.
Yo digo que el aguardiente, porque es emborrachador. Emborracha al presidente también al gobernador.
CORO: Me encontré con la huesuda, sin saber que era la muerte. Sin saber que era la muerte, me encontré con la huesuda.
Me dijo la testaruda, no bebas el aguardiente, muy dura será tu cruda y amarga será tu suerte.
CORO: Querreque, querreque. Querreque, querreque.(13)

El son muestra los rasgos de una comunidad creada por las palabras por sus juegos, su repetición, su necesidad y su imposibilidad.   El “son agradable” permite ligarse a su espacio-tiempo subjetivo, social y cultural.  El son es un rasgo de identificación. Sin embargo, al ser cantados tienen el privilegio de ser recreados e improvisados por el productor-autor, en este caso el que canta.  El que canta su son hace letra, hace su siendo.      

La leyenda de la huasteca “la bruja de la huasteca”, se vuelve un son que se transmite de unos a otros, la letra dice así:

 

En algún lugar de la huasteca, que en realidad no se sabe cuál es porque se rumora en toda ella, había una señora muy conocida que se transformaba por las noches. Hacía una lumbre en el piso y empezaba a brincar de un lado al otro, de un lado a otro, de un lado a otro, y a determinado tiempo de estar saltando esa lumbre, se desarticulaba las rodillas, quedaba sin piernas entonces subía en una escoba y empezaba a volar en busca de niños recién nacidos para chuparles la sangre hasta dejarlos vacíos; se convertía en un animal con lengua tan larga que le permitía atacar al bebé desde muy lejos.

Una noche el esposo de “la bruja de la huasteca” vio cuando ésta saltaba la lumbre de un lado a otro y no le cupo la menor duda de lo que la gente andaba hablando de ella. Si, él descubrió que su señora era aquel temido y odiado ser del que tanto se hablaba en casi toda la huasteca veracruzana y que tantos males había ocasionado.

Era tan mala y vivía tan hambrienta que hasta a sus propios hijos les había chupado la sangre. Cuando Porfirio la vio brincar, sintió que la odiaba. Ella, la mujer que tanto había sufrido la pérdida de sus tres hijitos era la misma que se los había comido.

Entonces, escondido tras la puerta, espió cuando ella se estaba quitando las extremidades inferiores y una vez que se aseguró de que ya había salido de su casa, le escondió las rodillas en un lugar que sólo él supo, de tal manera que cuando la bruja llegó no las encontró por ningún lado y quedó convertida en un animal sin rodillas hasta que enfermó de tristeza y murió.

Lalengua deja inscrito en el sujeto su marca identificatoria, pero también el sujeto escribe su experiencia inconsciente.  Hablar, decir, escribir, realiza un juego de homofonía: nombrar a morir, suena a muerte y a amor; pero también a amor-ir.   La homofonía hace son.

Elevar lalenguaa nivel de la Cosa es amar el no todo, la verdad, lo inconsciente, la escisión; es decir, el significante de la Cosa: lo imposible, lo necesario, la repetición y su diferencia. Elevar lalengua es hacer-haciendo-discurso-escritura. Es la spiel de la Cosa que hace son.

 

…que es la causalidad psíquica misma: la identificación; ésta es un fenómeno irreductible, y la imago es esa forma definible en el complejo espacio-temporal imaginario que tiene por función realizar la identificación resolutiva de una fase psíquica, esto es, una metamorfosis de las relaciones del individuo con su semejante.(14)

La oralidad y la palabra en las “comunidades originarias” se transmite vía el compartir las formas de hacer, creer, valorar, vivir, morir; lo que configura en parte su identificación a una colectividad.  Una colectividad que no es sin estar sujetados al lenguaje.  El son y las leyendas como discursos comunitarios articulan a los sujetos a lalengua.

En el son y las leyendas nãhua-tl los sujetos se sujetan a los significantes vida-muerte-existencia, y al rasgo de imago: aguardiente-bruja-vida-muerte-sexualidad son significantes que nos sujetan en lo in-finito; son un tren de identificación de los mexicas o mexicanos.  Y cada sujeto en su singularidad hace desde estos significantes su estilo, su ethos, su letra. 

 

BIBLIOGRAFÍA.

Foucault, Michel. 1969. ¡Qué es un autor? Paidós, Barcelona.
Lacan, Jacques. 2005. “Acerca de la causalidad psíquica”. En Escritos 1, Siglo XXI, México.
Milner, Jean-Claude. 2001. “De la lingüística a lingüisteria”. En Lacan: el escrito y la imagen. Siglo XXI, México.
Muñoz, Bojalil Juan Carlos. 2008. Un cuerpo de (para) escritura. IMCED, México.

 

 

REFERENCIAS

1 Profesora de Carrera de Pedagogía en la FES Aragón-UNAM. Psicoanalista. Líneas de investigación: Pedagogía, filosofía educativa y teoría psicoanalítica.  Globalización y política educativa en México.  Currículum y profesionalización del pedagogo.
2 Foucault, Michel. ¿Qué es un autor? Paidós Barcelona, 1999, p. 12.
3 Muñoz, B. Juan Carlos. Un cuerpo de (para) escritura. IMCED, México, 2008, p. 125.
4 Foucault, Op.Cit. P. 13.
5 Ibíd. P. 20.
6 Ibíd. P. 21.
7 Ibíd. P. 39.
8 Muñoz. B., Juan Carlos. Op. Cit. P. 135.
9 Foucault, M. Op.Cit. P. 39.
10 La botella de Klein, físicamente puede ser realizada sólo en un espacio de cuatro dimensiones, puesto que debe pasar a través de sí misma sin la presencia de un agujero.
Milner, Jean-Claude. De la lingüística a la lingüisteria.  Siglo XXI, México, 2001, pp. 38-39.
11 Milner, Jean-Claude. De la lingüística a la lingüisteria.  Siglo XXI, México, 2001, pp. 38-39.
12 Lacan, Jacques. “La tercera”. Manantial, Buenos Aires, 2010, p. 87.
13 Se menciona que son varios los compositores del “Querreque”. Entre ellos se citan a Procoro Rubio Angeles y Pedro Rosas.
14 Lacan, Jacques.  “Acerca de la causalidad  psíquica”. Siglo XXI, México. P. 178.

 

 

 

 

REGRESAR