home.jpg

 

C4

JUDITH

YVÁN SILÉN

 

 

Tus dedos pequeños como el silencio . . .
Tus labios inmensos como tu risa.
Tu decir que venías todas las noches
y tu quedarte lenta hasta la muerte.

Las palabras se me cayeron en los cálices.
Mis palabras están llorando tu nombre
y el cielo estaba llorando tu orgasmo.
Sólo pude cortar tu clítoris con cristales.

Sólo pude besarte con navajas.
Y sólo pude traspasar tus pezones
azules con alfileres mohosos.

Tu rosa entre tus piernas era de trigo.
Viruta de tu vulva contra el alma. ¡El
amor . . . era una experiencia terrible!


  25 de octubre de 2017
Puerto Rico


 

 

 

REGRESAR