home.jpg
Imagen20.png

TEORIA DE LA REBELDIA
APARTIR DE ERNST JÜNGER Y ALBERT CAMUS

Jesús Nava Ranero

Para Animal, Loco y Acracia; punks que apuestan a vivir conforme a su deseo y afirman la singularidad de su existencia sin colocarse en un lugar de amos ni esclavos.

Indagando a los teóricos de la rebeldía, dos han sido los autores que han hecho inscripción por la trascendencia de sus ensayos: Ernst Jünger es autor del Tratado del hombre rebelde, ensayo en el que da cuenta del incesante anhelo de libertad sostenido por algunos y los esfuerzos por obtenerla incluso al precio de la propia vida. Albert Camus escribe El hombre rebelde para cuestionar la apuesta revolucionaria que repite al amo, y para hacer saber de los alcances de la rebeldía.   

 

 

Vayamos a Jünger:

Al decir de Jünger; la no resistencia a los excesos del poder hace ver el estado de resignación al que los individuos se someten para evitar mostrarse  o poner en riesgo la negación de su existencia; quienes se entregan de tal manera tan aparentemente asintomática deciden hacer su-yo el lugar asignado sin  hacer saber de su existencia .

El rebelde es uno que rechaza los excesos del poder, uno que  resiste a someterse a aquello que le resulta indigno; para ello “es preciso que conozca los puntos en los que no puede permitir se trafique con su decisión soberana”1 El rebelde se distingue por dos cualidades: rechaza dejarse prescribir las leyes del poder, cualquiera sean los medios que el poder emplea, y asume la decisión de defenderse.2 El rebelde no admite entregarse a la apatía, apuesta a darse un lugar; el rebelde se interna en el bosque y asume el reto de sostener la libertad de su existencia al precio de su propia muerte.

“Denominamos rebelde a quien, a través del largo proceso histórico, se ha convertido en apátrida y aislado, viéndose finalmente expuesto al aniquilamiento. Éste podría ser el destino de muchos, incluso el de todos; sólo que es preciso agregar también otra determinación, la cual se funda en que el rebelde está dispuesto a ofrecer resistencia y en que se propone dirigir una lucha, acaso sin perspectivas. De suerte que es rebelde aquel que posee una relación primaria con la libertad.”3

El bosque, en Jünger, se concibe como una posibilidad de elección que permite al individuo oponer un límite a la acción desmedida del Estado. Cuando el poder atenta contra aquello que el individuo no puede aceptar sea transgredido o violentado, emerge una resistencia. El bosquees concebido como una dimensión de posibilidad para quien  logra percatarse que, más allá del entorno que configura y determina su existencia, existen otras posibilidades de elección por las que puede intentar hacer de su vida algo diferente a lo que insiste por el lado de la sumisión a lo establecido. El bosque es el recurso de los que aceptan el precio-riesgo de hacer creación; quien se deja ver, por el lado de lo que confirma la singularidad de su existencia, corre el riesgo de pagar su apuesta con su propia vida. Del lado de las personas cedidas a la voluntad del amo-esclavo existen quienes, colocados en el lugar de “cazadores de salvajes”, señalan y persiguen a quienes se internan en el bosque para liberarse de aquello que constriñe su existencia.4

El bosque es ese “espacio”, ese “lugar” siempre posible, que escapa a  la imposibilidad de que todo pueda ser sometido o tenido bajo un control absoluto; el bosque alberga y da lugar a la creación y a lo que está por crease; por el bosque la rebeldía es posible y el sujeto puede ser en libertad. Pero, ojo, todo bosque implica su realización, todo bosque compromete a realizarlo.

“El recurso del bosque es, por lo mismo, el primer término, un paso hacia la muerte. Ese paso nos lleva firmemente hacia la muerte –y desde luego, si es necesario, a través de ella-. El bosque, como asilo de la vida, se brinda en su abundancia suprarrenal cuando se ha conseguido atravesar la línea. En esto consiste la gran abundancia del mundo.”5 “Dionisos es el patrono de la festividad, el conductor de las solemnes caravanas. Cuando Hörderlin lo invoca como espíritu de la comunidad, ha de entenderse que también los muertos pertenecen a la comunidad; ellos precisamente. Ese es el brillo que envuelve a la festividad dionisíaca, fuente de la más profunda serenidad. Las puertas del reino de la muerte quedan de par en par libradas, y mana de allí una abundancia de oro. Ese es el sentido de la viña, en la cual se alían las potencias de la tierra y del sol, de las máscaras, de la gran metamorfosis y del retorno.”76

“La grandeza humana ha de ser siempre reconquistada nuevamente. Ella triunfa en la medida en que, dentro de su propio pecho vence lo abyecto. Allí descansa la verdadera sustancia histórica, en ese encuentro del hombre consigo mismo.”7

“Si el hombre consigue ganar terreno aquí, la libertad resultante valdrá para cualquier otro campo donde impere el temor. Abatirá a los gigantes cuyas armas son el terror. Esto se ha repetido sin cesar en la historia.”8

“El bosque está por doquier; hasta puede hallarse en el suburbio de una gran ciudad.”9

El rebelde, al ir más allá de lo que repite al amo y al esclavo, desmiente y cuestiona los límites del dispositivo que sustenta la razón de ser del sujeto asignado al lugar de amo-esclavo. El rebelde deriva, muestra la escritura por escriturar, la letra ausente, la escritura en falta; el rebelde es errante y errancia sin fin, riesgo y celebración, devenir y búsqueda; apertura a contrapelo de lo que cierra y hace silencio, hace renuncia, hace captura, hace resignación, y   terror a la diferencia, a la falta, al deseo, a la apuesta, a la muerte, al erotismo, al cuerpo, y terror a lo incierto y terror al amor, a la causa y el cauce, y terror al terror, y terror a encontrar la fisura en la grieta que desmiente el sentido asignado a la vida y el mandato que exige renunciar a vivir.

“El asiento de la libertad es algo completamente distinto que la mera oposición, algo completamente distinto también que lo que puede brindar la fuga. A ese asiento nosotros lo denominamos el bosque. El hombre libre al que se alude no constituye una excepción, no representa una élite; se oculta más bien en cada uno, y las diferencias resultan sólo del grado en que el individuo consigue materializar la libertad. Para dicha tarea tiene que ayudársele –en calidad de pensador, de sabio, en calidad de amigo, de amante-”10pero no de amo.*

“Desde los más remotos tiempos, repítase el espectáculo del hombre que desenmascara aquello que enajena e impide su existencia libre, y a ello sigue la alegría, como que es ésta el reflejo de la libertad.”11

 

El rebelde es un mal ejemplo, porque, al tentar al otro a liberarse, al hacerlo caer en la tentación de liberase, no le propone liberarse de qué, porque el rebelde no sabe de lo que el otro, en lo particular, necesita liberarse; la ignorancia del rebelde, con respecto a los deseos y necesidades radicales del otro, es radical. En todo caso lo que el rebelde propone al otro es liberarse del amo-esclavo que le impide ser el ser que desea ser. El rebelde no sólo no sabe de aquello de lo que el otro necesita liberarse; esto es, no sabe de la manera en que el otro se encuentra particularmente cogido por el amo-esclavo que determina su existencia, sino, aún más radical, tampoco sabe del sentido de la elección del otro como causa y cause de su propia liberación. El rebelde no se ofrece como ideal o modelo de identificación para que el otro pretenda ser y hacer lo que él; si tienta al otro, es porque el otro advierte que el rebelde es otro que no cede su vida o su deseo a los imperativos del amo-esclavo.

El rebelde no se propone liberar  al esclavo porque lo que desea el esclavo no es dejar de ser esclavo sino servir al amo o instalarse en el lugar del amo. El rebelde sabe que hay esclavos que se dicen liberados y operan como amos detrás de la fachada y el discurso rebelde. El rebelde sabe que hay esclavos  que operan y disfrutan en el lugar de esclavos; aún más, el rebelde sabe  que el pasaje a la propia liberación se realiza de a uno en uno, que nadie puede liberar a nadie sin gestar una nueva dependencia contraria a la liberación; que “regalar” o entregar la libertad al otro pertenece al campo de lo radicalmente imposible de ser alcanzado.
El rebelde confronta al amo-esclavo que también es él; pero, a diferencia del revolucionario, renuncia a ser amo y renuncia a ser esclavo; la apuesta del rebelde es por el lado de la creación, el rebelde es singular; la rebeldía es el trazo, el estilo que marca el tiempo; el rebelde es uno que persiste en constante movimiento, deviene  movimiento. El rebelde es uno que al vivir conforme a su deseo, y afirmar la singularidad de su existencia, incide en el devenir del mundo; su creación hace ver el carácter relativo y temporal de los patrones dominantes en el mundo; el rebelde es uno que anda, uno que va, un errante que escribe que camina; el rebelde se implica en acto, es lo que es, es lo que hace, lo que es siendo; al rebelde se le juzga por sus actos. A contrapelo de las más grandes alienaciones que suelen producirse en nombre de la revolución, el rebelde es uno irreductible, uno que se niega a ser lo que le imponen ser, un humano demasiado humano.

En lo que sigue Jünger alerta al rebelde sobre la necesidad de destruir el dispositivo o la estructura que produce y reproduce los excesos de los amos sobre los esclavos; de este modo si bien concede a la imaginación un potencial, que pulsa la acción del rebelde, desestima sus alcances ahí donde no se acompaña del derrumbe, o la  superación de las condiciones de opresión, que permite la liberación ¿radical? de  los esclavos. 

“Falta todavía indicar la posibilidad de otro error; o sea la confianza en la imaginación pura. Convengamos en que ella conduce a la victoria espiritual. Pero no puede tratarse del establecimiento de escuelas yogas. La imaginación no sólo está presente en innumerables sectas, sino también en cierta especie de nihilismo cristiano que se hace las cosas llevaderas. No es posible tampoco limitarse a reconocer lo verdadero y lo bueno que hay en el piso superior de la casa, mientras en el sótano están despellejando vivo a nuestro próximo. Esto no es posible, aunque se esté, espiritualmente, no sólo en una posición asegurada, sino incluso superior, simplemente por la razón de que el sufrimiento no escuchado de millones de esclavos clama al cielo. ¡Todavía flota en el aire el espantoso vaho de los desolladeros! Sobre esas cosas no es de eximirse con puras jugarretas. Por todo ello, no nos es dado demorarnos en la pura imaginación, por más que sea la que brinda los móviles de nuestros actos. A la lucha efectiva precede la lucha y el derrumbe en los hechos.”12

Desde nuestro punto de vista el rebelde es otro que el revolucionario; el rebelde no se propone liberar a los esclavos; la liberación de los esclavos solamente es posible por y a través  de los esclavos. A diferencia de los rebeldes, los revolucionarios son capaces de sostener, amparados en el dispositivo de que sólo su Verdad es revolucionaria, el mandato, a manera de imperativo, de liberar al esclavo aún cuando el esclavo se resista a ser liberado; de ahí el recurso a la dictadura del sometimiento revolucionario del otro sostenida con el argumento de liberarlo, para su propio bien, de las resistencias a la liberación que se alcanza suscribiendo el Ideal del nuevo amo. La misión del revolucionario, o del esclavo que deviene amo, se sostiene en la ilusión de dar fin a los excesos del poder a través de los excesos de otro poder.

Si el amo-esclavo confronta al rebelde es porque la presencia de otro que deviene insumiso al ideal del amo-esclavo lo muestra tal cual, como amo-esclavo; así sea que, como mascarada, devenga escondido en el discurso que se dice revolucionario y en palabra se oponga al amo-esclavo que también es él.  Aún más, el rebelde opera por fuera del ideal que impone, a manera de mandato revolucionario, acabar con el sufrimiento del esclavo. Por la vía de los hechos, o de las actitudes que para con él se tienen,  el rebelde advierte que el esclavo es el amo también; en todo caso, y sin proponérselo, el rebelde tienta al amo-esclavo a liberarse, a dejar de ser amo-esclavo por la vía de su propia liberación.

El rebelde tienta al  amo-esclavo a ser rebelde; es decir, no le ofrece un Ideal, una otra forma de ser superior, no le ofrece una certeza, no le ofrece una iluminación; aún más, no le ofrece la felicidad, no le ofrece el cielo ni el infierno, no le ofrece vivir sin falta, no le ofrece ni el bien ni el mal, lo tienta a liberarse, a liberarse del amo y del esclavo que le ofrecen certeza y consistencia a su existencia. Lo tienta a vivir conforme a su deseo y a afirmar la singularidad de su existencia más allá del lugar del amo-esclavo. Ahí donde el revolucionario sostiene el Ideal y se sostiene en el Ideal, el rebelde sostiene su deseo.   

“Los adversarios llegan a parecerse tanto, que no es difícil que se adivine en ellos disfraces de una y la misma potencia. No se trata de forzar el fenómeno aquí y allá, sino de domar la época, y esto exige soberanía, la cual en la actualidad se encuentra menos en las grandes decisiones, que en el hombre que en su fuero interno abjura del temor. Las colosales medidas de precaución están dirigidas sólo contra él, y ello no obstante ser pensadas en última instancia para preparar su triunfo. Este conocimiento lo hace un hombre libre. Las dictaduras ruedan luego por el polvo. Allí reposan las reservas apenas vislumbradas de nuestro tiempo, y no solamente del nuestro; ellos constituyen el tema, en general, de la historia y le traza límites, aquí contra el reino de los demonios, allá contra en mero acontecer zoológico. Esto aparece prefigurado en el mito y en las religiones y sin cesar retorna, y siempre se yerguen los gigantes y titanes con el mismo y tremendo poderío. El hombre libre los abate; no siempre es menester que sea un príncipe o un Herácles. La piedra de la horda de un pastor, la bandera empuñada por una doncella ya fueron suficientes en otro tiempo.”13

La certeza de la eternidad del amo-esclavo confirma la certeza de que la creación rebelde se hace presente vía la errante deriva de lo porvenir, contrapuesta a cualquier Verdad establecida como imperativo. La posibilidad de transitar más allá del lugar del amo-esclavo, resulta del permanente encuentro y la permanente liberación del amo-esclavo que también uno es.

El deseo que se gesta en uno, a través del proceso por el que el sujeto adviene, como sujeto de la cultura,  deviene sostenido  por el deseo de un otro, un otro de otro, que al tiempo que limita ofrece dimensiones de posibilidad, y del que es posible liberar-ser al crear un textopropio, por el lado del más allá de las inscripciones y prescripciones dejadas por ese otro. El deseo deviene deseo a través del deseo que sostiene el deseo que nos hace desear, esto es, por el víel del deseo que trasmite el deseo. En la inscripción del otro queda inscrito también, por la falta en su causa, el más allá del otro a manera de potencial. El otro hace transmisión y con ello, en el mejor de los casos, al tiempo que nudo, dimensión de posibilidad.

Si lo social, en tanto invención deviene, siempre será posible intentar formas inéditas de mayor libertad; ello a sabiendas de que ninguna forma ideal podrá  resolver en su seno la negación de la negación que el amo-esclavo, para ser rebelde, habrá de realizar al vivir conforme a su deseo y afirmar la singularidad de su existencia sin colocarse en un lugar de amo o de esclavo.

Vayamos a Camus:

El llamado a abordar la rebeldía se sustenta, al decir de Camus, en la urgencia de encontrar alternativas que permitan pensar lo social y el destino de la sociedad, más allá de la delirante y anética estrategia que justifica el crimen, la destrucción y la aniquilación del otro, en nombre de la verdadera transformación social. Camus busca otra apertura, otra dimensión de posibilidad, más allá de los referentes que restringen y acotan la vida a modelos y practicas carentes del respeto a la vida, al mundo y a los seres en el mundo. Necesario decir que El Hombre rebelde sintetiza la indignación de Camus ante la expansión del capitalismo imperialista a nivel mundial, la emergencia del fascismo y los crímenes cometidos por el estalinismo en nombre de la dictadura proletaria y el llamado Socialismo real. Para captar el momento y las circunstancias que precipitaron a Camus a la escritura de este ensayo hay que situarse entre las catástrofes político-económicas que propiciaron los totalitarismos y la suma de 70 millones de cadáveres que, en nombre del restablecimiento de la paz y la democracia, dejó la guerra. La segunda guerra mundial hizo las veces de un árbitro entre las dos fuerzas que pretendieron remplazar a la llamada democracia burguesa: la de la reacción y la del progreso, la del pasado y la del porvenir; visiones que se desplomaron con la caída del segundo pretendiente después del primero. Ni el fascismo ni el comunismo fueron signos inversos de un destino providencial para la humanidad que pudiera hacer tope a la alienación de la existencia provocada por el modo de producción capitalista; se trató de episodios cortos que dieron paso y derivaron en la suplencia de un amo por otro amo; amos que, amparados en el discurso de la ciencia o en nombre de la historia,  pasaron a imponer su imperativo de una forma mucho más acentuada y categórica que el imperativo del amo desplazado.

“El mundo actual no puede ser ya, al parecer, sino un mundo de amos y de esclavos, pues las ideologías contemporáneas, las que modifican la faz del mundo, han aprendido de Hegel a pensar la historia en función de la didáctica de dominio y servidumbre. Si, bajo el cielo desierto, en la primera mañana del mundo, no hay más que un amo y un esclavo; si, además, entre el dios superior y los hombres no hay sino un vinculo de amo y esclavo, no puede haber en el mundo más ley que la de la fuerza. Solamente un dios o un principio superior al amo y al esclavo podían interponerse hasta entonces y hacer que la historia de los hombres no se redujera únicamente a la historia de sus victorias y sus derrotas. El esfuerzo de Hegel, y luego de los hegelianos, ha consistido, por el contrario, en destruir cada vez más toda trascendencia y toda nostalgia de la trascendencia. Proporciona, en el campo de la dialéctica del amo y del esclavo, la justificación decisiva del espíritu de dominio en el siglo XX. El vencedor tiene siempre la razón: tal es una de las lecciones que se pueden sacar del mayor sistema alemán del siglo XX.”14

La ignorancia de los factores que a nivel psíquico hacen su trabajo en el proceso de la formación del llamado sujeto histórico, permite suponer que el deseo de libertad, como patente de corso, insiste en el esclavo; lo que no es así. La liberación del esclavo  resulta complicada porque además de liberarse del amo que el esclavo es, resulta necesario liberase del esclavo que desea ponerse en el lugar del amo. Se trata de un proceso de identificación que, además de propiciar en el esclavo la creencia de que se realiza al acercarse progresivamente al lugar del amo, conduce al soslayo del complejo proceso que realiza al sujeto, y el sujeto realiza, toda vez que afirma la singularidad de su existencia al vivir conforme a su deseo. Lo que prevalece no es lo humano en busca de lo humano; lo que prevalece es la cosificación de la existencia, la alineación y enajenación humana con respecto a lo propiamente humano; lo que prevalece es la negación de lo humano como potencial, lo humano deshumanizado al ser-vicio del capital y el consumo que consume lo humano consumiendo.

“Para asegurar el dominio del imperio sobre el mundo hay que cercenar del mundo y del hombre todo lo que escapa al Imperio, todo lo que no pertenece al reino de la cantidad: esta empresa es infinita. Debe extenderse al espacio, al tiempo y las personas, que constituyen las tres dimensiones de la historia. El Impero es al mismo tiempo guerra, oscurantismo y tiranía, mientras afirma desesperadamente que será fraternidad, verdad y libertad.”15

Camus critica a los regímenes empeñados en superar la propiedad privada al servicio del capital por la propiedad privada al servicio del Estado, porque en las mejores condiciones del funcionamiento del poder  estatal, en los periodos de prosperidad, sobrevive la lucha del hombre contra el hombre junto a la irracionalidad de la vida social; y en las mejores condiciones de funcionamiento político del Estado, sobrevive la enajenación del ser comunitario, la comunidad trascendente e ilusoria separada de la comunidad concreta, y la delegación del poder a una entidad idealizada o impuesta.

El trabajo reducido a una mera actividad reproductora y lucrativa deja de ser el recurso imprescindible al sustento humano; no se produce lo que se requiere para satisfacer la diversidad de las necesidades propiamente humanas, el trabajo se reduce a una actividad a través de la cual se elaboran productos acordes a los intereses del que determina el fin y las finalidades de la producción, así sea que el producto atente contra la sobrevivencia y la supervivencia de quienes, atados a la cadena de la producción, satisfacen las necesidades que otro impone.

La alienación del esclavo se muestra radical cuando, al ser liberado de la cadena de la producción, se le impone como imperativo suplir a un amo con otro amo que asigne identidad y sentido a su existencia.

El esclavo demanda al amo la respuesta a la duda sobre el ser negado a ser: ¿qué soy?, y sobre el sentido de su existencia ¿qué tengo que hacer?. La duda del esclavo no es ¿quién soy? el esclavo reconoce su  nombre  como código de identidad, un nombre que otro asigna y nombra propio, un nombre que puede ser cambiado por un número o un otro referente, a manera de inscripción o marca, que el esclavo asume y reconoce como insignia que indica su persona. 
“Los individuos no son libres bajo el régimen totalitario, aunque se libere el hombre colectivo. Al final, cuando el Imperio libere a toda la especie, reinara la libertad sobre rebaños de esclavos (…) El milagro dialectico, la transformación de la cantidad en calidad, se aclara aquí: se elije llamar libertad a la servidumbre total. Como por, otra parte, en todos los ejemplos citados por Hegel y Marx, no hay de modo alguno transformación objetiva, sino cambio subjetivo de dominación. No hay milagro. Si la única esperanza del nihilismo es que millones de esclavos puedan constituir un día una humanidad liberada para siempre, la historia no es sino un sueño desesperado. (…) La verdadera pasión del siglo XX es la servidumbre.”16  

Si el rebelde resulta peligroso para el amo; lo es porque muestra al esclavo la  posibilidad de moverse del lugar del amo esclavo.

“Si el rebelde pudiera formular una filosofía, sería una filosofía de los límites, de la ignorancia calculada y del riesgo. Quien no puede saber todo no puede matar todo. El rebelde, lejos de hacer de la historia un absoluto, la recusa y la pone en duda, en nombre de la idea que tiene de su propia naturaleza. Rechaza su situación, y su situación es en gran parte histórica. La injusticia, la fugacidad, la muerte se manifiesta en la historia. Al rechazarlas, se rechaza a la historia misma. Es cierto que el rebelde no niega la historia que le rodea y trata de afirmarse en ella. Pero se encuentra ante ella como el artista ante lo real, la rechaza sin eludirla. Ni siquiera durante un segundo hace de ella un absoluto. Si puede participar, por la fuerza de las cosas, en el crimen de la historia, no puede justificarlo, por lo tanto. No sólo no puede ser admitido el crimen racional al nivel de la rebeldía. Para hacer más clara esta evidencia, el crimen racional se ejerce, en primer lugar, sobre los rebeldes cuya insurrección pone en duda una historia en adelante divinizada.’17  

Si el rebelde tienta al esclavo a moverse del lugar del amo-esclavo; el revolucionario, esclarecido en los procesos que alienan y enajenan al sujeto en el lugar de objeto, tienta al esclavo a tomar conciencia de su situación y condición histórica, y a superar las causas que lo atan a la cadena de la producción y el consumo que define y determina el sentido radical de su existencia.

La pregunta que insiste es ¿qué hacer para que la certeza sostenida por quienes se colocan en el lugar de revolucionarios, no repita la imposición, en el lugar de la Verdad, de la certeza sostenida por quienes se colocan en el lugar del amo?. Aún más ¿Cómo hacer, qué hacer, para evitar que quienes logran destituir a un amo, colocados en el lugar de esclavos no transiten al lugar del Amo?.

“El embaucamiento propio del espíritu que se dice revolucionario repite y agrava al presente el embaucamiento burgués. Hace pasar bajo la promesa de una justicia absoluta la injusticia perpetua, el compromiso sin límite y la indignidad. La rebeldía no aspira sino a lo relativo y no puede prometer sino una dignidad cierta aparejada con una justicia relativa. Define un límite en el que se establece la comunidad de los hombres. Su universo es el de lo relativo. En vez de decir con Hegel y Marx que todo es necesario, repite solamente que todo es posible y que, en cierta frontera, lo posible merece también el sacrificio. Entre Dios y la historia, el yogui y el comisario, abre un camino difícil en el que se puede vivir y superar las contradicciones. Una acción revolucionaria que quisiera ser coherente con sus orígenes debería resumirse en un consentimiento activo de lo relativo. Sería fiel a la condición humana. Intransigente en sus medios, aceptaría la aproximación en cuanto a sus fines y, para que la aproximación se definiese cada vez mejor, dejaría libre curso a la palabra. Mantendría así ese ser común que justifica su insurrección. En particular conservaría al derecho la posibilidad permanente de expresarse. Ésta define una conducta con respecto a la justicia y la libertad. En sociedad no hay justicia sin derecho natural o civil que la fundamente. No hay derecho sin expresión de ese derecho. El hecho de que el derecho se exprese sin esperar significa la probabilidad de que, tarde o temprano, la justicia que él fundamenta venga al mundo. Para conquistar al ser hay que partir del poco ser que descubrimos en nosotros, y no negarlo de antemano. Hacer que calle el derecho hasta que se establezca la justicia es hacerlo callar para siempre, pues si la justicia reina para siempre ya no habrá lugar para que se hable. Por lo tanto, se confía nuevamente la justicia a los únicos que tienen la palabra, a los poderosos. Desde hace siglos la justicia y el ser, distribuidos por los poderosos, se viene llamando arbitrariedad. (…) La revolución del siglo XX ha separado arbitrariamente, con fines desmesurados de conquista, dos nociones inseparables. La libertad absoluta encarnece la justicia. La justicia absoluta niega la libertad. Para ser fecundas, las dos nociones deben encontrar su límite la una en la otra. La libertad, precisamente, no puede imaginarse sin la facultad de decir claramente qué es lo justo y lo injusto, de reclamar el ser entero en nombre de una parcela del ser que se niega a morir.”18          

La totalidad de El hombre rebelde está consagrada a reflexionar en torno a los alcances y los límites de la rebeldía; Camus no ignora que el esclavo aspira a ser el amo, ni que para el rebelde las fronteras que lo separan del amo-esclavo puedan tornarse difusas. Que el rebelde sea llamado a afirmar la singularidad de su existencia y vivir conforme a su deseo, no implica el soslayo de una ética que hace límite al goce de poner a otro al servicio de la propia voluntad, al goce de cederse a la propia fascinación de instalarse en el lugar del amo. De ninguna manera  para el rebelde resulta fácil sostenerse en el lugar de la rebeldía, que es decir por el lado del más allá del amo-esclavo; el amo-esclavo es lo que retorna, el amo-esclavo es lo que no cesa insistir.

Esta reflexión, en torno a los límites y las acechanzas del rebelde, pertenecen al revolucionario también, y más propiamente a aquel que no ha cesado de instalarse, toda vez que destrona al amo, en el lugar del amo. Si el rebelde es uno que se asume en falta, toda vez que renuncia a ponerse en el lugar del amo-esclavo, también renuncia a la perversa apuesta de ubicarse en el lugar de Dios. Ser humano es no ser Dios; el principio Dios, así sea que el rebelde se declare ateo,  hace límite al deseo del rebelde de colocarse en el lugar del absoluto. El rebelde es uno que se asume en los límites de lo propiamente humano; desde esta posición, asumida en falta,  convoca al otro por el lado de la semejanza que sostiene la igualdad de lo que afirma y sostiene la diferencia. La apuesta del rebelde hace deriva por el lado de lo porvenir, esto es, por el lado de lo que confirma el devenir de la existencia a través de la creación. El rebelde y el revolucionario, para serlo, necesitan, por la vía de los hechos, renunciar al paraíso de la completud, no hay edenes por alcanzar, porque el Edén implica, como metáfora de lo absoluto, la clausura del deseo y el cierre de lo porvenir. El rebelde sabe que ahí donde no baila ignora lo inmediato, que para ser él ha de ser otro, salir de sí, buscarse entre los otros, los otros que no son si él no existe y los otros que le dan plena existencia.* 

“El análisis de la rebeldía me ha conducido solamente a descubrir en el rebelde mismo la afirmación de un límite y en el interior del movimiento de rebeldía, un paso más allá del cual la rebeldía se niega a sí misma. Este análisis, y es aún esto lo que es menester discutir, concluye que la rebeldía, lejos de ser una negación sin límites, se define justamente mediante la afirmación de ese límite. Si la rebeldía implica afirmar la existencia y la dignidad de otros hombres al mismo tiempo que la propia, una rebeldía que gana en furor lo que pierde en lucidez termina por volverse contra esta solidaridad descubierta. Toda empresa humana encuentra así un límite más allá del cual se convierte en su contraria, como el hastío sigue al placer prolongado. Decir entonces que es preciso sostenerse sobre ese límite significa decir en realidad que es preciso mantenerse sobre la frontera más extrema de la lucha en la que el desgarramiento no se separa de la lucidez; más acá y más allá de ese límite, no hay lucha sino complacencia y, en cierta manera, pasividad. Debemos subrayar todavía que si bien no hay que franquear ese límite, el rebelde no puede tampoco, sin negarse, retroceder hacia la indiferencia o la transacción. Este esfuerzo, mantenido sin cesar, no se parece, en mi opinión, a la comodidad ni, para decirlo todo, a una sabiduría. El dominio de que he hablado va acompañado de temblor: supone un esfuerzo de todo el ser. Aquello a lo cual se opone, al contrario, es en primer lugar a la servidumbre, último recurso del nihilismo contemporáneo. Para un espíritu en lucha con la realidad, la única regla es entonces mantenerse en el punto en que los contrarios se enfrentan, a fin de no eludir nada y de reconocer el camino que lleva más lejos. La medida no es pues la impertinente solución de los contrarios. No es nada más que la afirmación de la contradicción, y la decisión firme de mantenerse ahí para sobrevivir ahí. Lo que llamo la desmesura es ese movimiento del alma que pasa ciegamente la frontera en que los contrarios se equilibran para instalarse por fin en una embriaguez de consentimiento, cuyos cobardes y crueles ejemplos abundan ante nuestra mirada.”19

Después de la demencia estalinista, y la de sus fieles apóstoles, Camus no encuentra las luces de un futuro promisorio para la humanidad; lo que ve es el triunfo de la desmedida apuesta del capitalismo salvaje. Ante este panorama, profundamente desconcertado, Camus decide abordar y mostrar la discrepancia, entre la igualdad en la diferencia y el igualitarismo imposible sustentado en la negación de la diferencia; entre el potencial del individuo y el anonimato ilimitado de la masa. Ante la violencia de las obras humanas apela a los valores humanos.

El compromiso que Camus muestra en El Hombre rebelde no solo es con la vida y con la libertad, sino con el malestar, es decir, con el enorme esfuerzo que implica sobrevivirse a los determinantes que la existencia dicta. El hombre rebelde asume la vida como creación sin reclamar o imponer un orden definitivo y fijo. El nihilismo deriva en destrucción sin creación porque es la encarnación de la actitud y la visión del absurdo; si el nihilismo deriva en destrucción sin creación la consecuencia es el estado policial; lo que llama “teocracias totalitarias del siglo XX”20, “terrorismo de estado”21.

 “El cristianismo histórico sólo ha respondido a esta protesta contra el mal con el anuncio del reino, y luego de la vida eterna, que exige la fe. Pero el sufrimiento gasta la esperanza y la fe y se queda solitario y sin explicación. Las multitudes de trabajadores, cansados de morir y sufrir, son multitudes sin dios. Nuestro puesto está, entonces, a su lado, lejos de los doctores antiguos o nuevos. El cristianismo histórico deja para más allá de la historia la curación del mal y del crimen que, no obstante, se sufren en la historia. El materialismo contemporáneo cree también que responde a todas las preguntas. Pero, como servidor de la historia, aumenta el dominio del asesinato histórico y lo deja al mismo tiempo sin justificación, como no sea en el porvenir que exige asimismo fe. En ambos casos hay que esperar y durante este tiempo el inocente no cesa de morir. Desde hace veinte siglos no ha disminuido en el mundo la suma total del mal. Ninguna parusía, ni divina ni revolucionaria, se ha cumplido. Todo sufrimiento implica una injusticia, hasta el más meritorio en opinión de los hombres. Sigue gritando el largo silencio de Prometeo ante las fuerzas que le abruman. Pero Prometeo ha visto entre tanto a los hombres volverse también contra él y escarnecerle. Cogido entre el mal humano y el destino, el terror y la arbitrariedad, sólo le queda su fuerza de rebeldía para salvar de la muerte a lo que puede serlo todavía, sin ceder al orgullo del blasfemo.”22

La contundencia radical de este realismo hará saber algo del orden de lo que no se quiere hacer saber: la pretensión del amo, independientemente de los humanismos o las tentaciones paradisiacas con las se presente, es el Absoluto… el deseo del amo-esclavo no es la liberación de la humanidad sino el Absoluto. Rebelde es aquel que se opone a la realización del absoluto, aquel que hace saber al amo-esclavo, por la vía de la creación, de la imposibilidad radical de colmar su falta y del  incumplimiento radical de su deseo.

“En efecto, la rebeldía, sin pretender resolverlo todo, puede ya, por lo menos, hacer frente. Desde este instante fluye el mediodía sobre el movimiento mismo de la historia. Los hombres, abandonados a las sombras, se han separado del punto fijo y brillante. Olvidan el presente por el porvenir, la presa de los seres por el humo del poder, la miseria de los arrabales por una ciudad radiante, la justicia cotidiana por una vana tierra prometida. Desesperan de la libertad de las personas y sueñan con una extraña libertad de la especie; rechazan la muerte solitaria y llaman inmortalidad a una prodigiosa agonía colectiva. No creen ya en lo que es, en el mundo y el hombre viviente; el secreto es que no se ama ya la vida. Los ciegos han creído puerilmente que amar un solo día de la vida equivalía a justificar los siglos de opresión. Por eso han querido borrar la alegría del cuadro del mundo y aplazarla para más tarde. La impaciencia ante los limites, la negación de su ser doble, la desesperación de ser hombre los ha lanzado al fin a una desmesura inhumana. Habiendo negado la justa magnitud de la vida han tenido que apostar a favor de su propia excelencia. En defecto de algo mejor, se han divinizado a sí mismos y su desdicha ha comenzado. Esos dioses tienen los ojos reventados. Kaliayev y sus hermanos del mundo entero rechazan, por el contrario, la divinidad, porque rechazan el poder ilimitado de dar la muerte. Elijen, y con ello nos dan un ejemplo, la única regla original hoy en día: hay que aprender a vivir y morir y para ser hombre hay que negarse a ser Dios. En el mediodía del pensamiento, el rebelde rechaza, por lo tanto, para compartir las luchas y el destino comunes. Elegimos Ítaca, la tierra fiel, el pensamiento audaz y frugal, la acción lúcida, lúdica, la generosidad del hombre que sabe. En la luz, el mundo sigue siendo nuestro primer y nuestro último amor. Nuestros hermanos respiran bajo el mismo cielo que nosotros; la justicia vive. Entonces nace la extraña alegría que ayuda a vivir y a morir y que en adelante nos negaremos a dejar para más tarde. (…) Cada uno dice al otro que no es Dios, y aquí termina el romanticismo. En esta hora en que cada uno de nosotros debe tender el arco para volver a hacer sus pruebas y conquistar, en y en contra de la historia, lo que ya posee, la magra cosecha de sus campos, el breve amor de esta tierra; en la hora que nace por fin un hombre hay que dejar la época y sus furores adolescentes. El arco se quiebra, la madera cruje. En el máximo de la tensión más alta va a  surgir el impulso de una flecha recta, del trazo más duro y más libre.”23

“Si el tiempo de la historia no está hecho con el tiempo de la cosecha, la historia no es, en efecto, sino una sombra fugaz. Quien se entregue a esta historia no se entrega a nada y, a su vez, no es nada. Pero quien se entrega al tiempo de su vida, a la casa que defiende, a la dignidad de los vivos, se entrega a la tierra, y recibe de ella la cosecha que siembra y alimenta de nuevo. Finalmente, hacen que avance la historia quienes saben rebelarse también contra ella en el momento deseado. Esto supone una tensión interminable y la serenidad crispada de que habla el mismo poeta. Pero la verdadera vida está presente en el centro de este desgarramiento. Es este desgarramiento mismo, el espíritu que se cierne sobre volcanes de luz, la locura de la equidad, la intransigencia extenuante de la mesura. Lo que resuena para nosotros en los confines de esa larga aventura rebelde no son fórmulas de optimismo, que no tenemos sino que  fabricar en lo más extremado de nuestra desdicha, sino palabras de coraje y de inteligencia que, cerca del mar, son también virtud. Ninguna sabiduría puede pretender dar más actualmente. La rebeldía choca incansablemente contra el mal a partir del cual solo le queda tomar un nuevo impulso” 24

Sostenemos, acentuamos, que ahí donde el esclavo renuncia a ser esclavo, le falta renunciar, lo que es casi imposible, a ser el amo; la rebeldía da paso a una otra dimensión de posibilidad por el lado del más allá del persistente retorno que eterniza y repite al  amo-esclavo.

1 Jünger Ernst, Tratado del rebelde, Buenos Aires; Ed. Sur,1963, pág.38

2 Ibid. pág.51

3 Ibid.pág.39-40

4 Ibid.pág.31.

5 Ibid.pág.69

6 Ibid. pág.71

7 Ibid. pág.71-72

8 Ibid. pág.72

9 Ibid. pág.74

10 Ibid. pág.47

* El añadido en cursivas es nuestro.

11 Ibid. pág.48

12 Ibid. pág.48-49

13 Ibid. pág. 57

14 Camus Albert, El hombre rebelde, Buenos Aires; Ed. Losada, séptima edición 1973, pág.128.

15 Ibid. pág.218

16 Ibid.pág.218

 17 Ibid.pág.268

18 Ibid.pág.268-269.  

* Parafraseando el poema Piedra de sol de Octavio Paz.

19 Camus Albert; Defensa del hombre rebelde. México, Facultad de filosofía y letras, UNAM, Revista Thesis, num.5, 1980.pag.8.

20 Camus.Op cit.1973.pág190

21 Ibid.pág.208

22 ibid.pág.281

23 Ibid.pág.283.   

24 Ibid.pág.280.


 

REGRESAR