home.jpg

 

P3

ACTO Y SUJETO EN LA TRAVESÍA
DEL CIRCO CONTEMPORÁNEO

Armando Alcántar; Ivonne Chávez;
María Jacobo y Mariana Vega

 

Resumen: Las formas de hacer circo hoy en día han tenido diversas transformaciones como lo son las artes circenses, una práctica actual entre el malabar y la acrobacia que ha tenido una implicación directa con el cuerpo, ya que se hallan maneras particulares de su apropiación y que llevan consigo un proceso de subjetivación y autogestión. Con ello también se perfila la creación de un nuevo arte que aboga por su legitimización, dando un giro de lo privilegiado a lo colectivo rescatando algunos espacios de la calle que transforma al artista y al espectador, pese a las ponderaciones de la posmodernidad.

 

Palabras clave: artes circenses, apropiación, cuerpo, legitimización, autogestión, subjetivación, arte.

 

Historia del circo (Circo clásico)

El circo clásico se entrama históricamente con el arte circense, en tanto expresión artística ancestral, podría decirse que se remonta al origen mismo del hombre, puesto que constituye una de sus expresiones. Siguiendo a Rebolledo1 esas expresiones se pueden rastrear hasta la necesidad de obtener frutos de los árboles por medio de saltos acrobáticos, por lo cuales fueron perfeccionando sus habilidades en la medida en que se fueron involucrando con su medio, al tiempo que enseñaron a otros sus capacidades con el fin de su supervivencia. Se pueden subrayar algunas de las principales características del artista de circo además de la ejecución, es el saber llamar la atención de un público, por ello el uso de ropas y adornos extravagantes, coloridos y llenos de arreglos, ellos nunca se conforman con quedarse en un solo lugar querrán salir, vender ilusiones e imágenes, en algunos momentos podrán ser rechazados, pero eso no los detiene, lo que se contrapone al tedio de la vida cotidiana.

Dicha transformación de la cotidianidad en algo extraordinario, nos da una idea, aunque vaga, del posible origen de las habilidades empleadas en las artes circenses. Fue en Inglaterra donde se dio inicio al trabajo dentro de las carpas, entre expresiones corporales de los mismos artistas y la presentación de números acompañados de animales. Por otro lado, los inicios del circo en México tienen como precursor al teatro Orrin, el cual estaba dirigido al entretenimiento de las esferas pudientes de la sociedad. Con el paso del tiempo se abrió camino entre la amplia gama de estratos sociales, como parte de una amplia tradición en el circo mexicano encontramos al circo Atayde Hermanos2. Entre las frases que llenan el intercambio cotidiano de quienes practican dicha disciplina, se encuentran las que se refieren al circo como una expresión artística, sueños y de un hombre fuera de lo común. Asimismo, el tránsito de conocimientos de generación en generación, forma parte del aprendizaje de estos artistas, además claro ésta de una ardua práctica constante en compañía, pues a la par se establece lazo social día con día.

 

Circo contemporáneo

Durante los últimos años, las artes circenses han tomado caminos alternos a diferencia del que ha tomado el circo clásico tradicional como lo son las artes circenses contemporáneas. Las cuales comprenden algo del circo clásico y parte de las artes escénicas (danza, teatro) dando lugar a dos formas distintas de hacer circo: en la calle, de forma autogestiva y dentro de una institución, centro cultural, etc.

 

Artes escénicas

En otras partes del mundo, como por ejemplo en Europa, el arte circense callejero tiene algunas décadas representándose en y para las calles, en Argentina tiene ya varios años, sin embargo en México el arte circense callejero no es reconocido, lo más cercano a este tipo de prácticas son las que muchos de los automovilistas encuentran en los cruceros de las avenidas de la ciudad de México y de algunos estados de la república, como lo mencionó en una entrevista el organizador del circo Ozomatlic.

  "…en otros países como Argentina han celebrado la convención 17 y en México están en la 7 y en Europa van en la Número 34, entonces llevamos 10 años de retraso..."3.  

Pese a ello en los últimos años se han visto de manera más frecuente a personas, sobre todo jóvenes practicando algún tipo de (malabar) arte circense en espacios públicos como avenidas, escuelas, parques, monumentos, calles, etc. Al mismo tiempo que la diversidad de los lugares, incrementa, también lo hace el abanico de artes circenses contemporáneas, ésta variedad es descrita por un practicante de estas artes:

  "Las artes circenses se dividen básicos: uno, los malabares que tienen dinámicas de clavas, de diábolos, de tenis stick, staff de bolos, de tenis, contact, boli contact, rolli contact, monociclo, también danza aérea, telas, trapecio, cuerda lisa, cuerda marinela, gimnasia, acrobacia, mano a mano, cruzadas, otras disciplinas como cuerda floja, cuerda tensa. Son muchas las disciplinas y sus subdivisiones de éste movimiento contemporáneo, lo que principalmente distingue su trabajo del circo clásico es el trabajo con animales, pues, muchas personas que trabajan en las artes circenses están en contra del maltrato de animales. Es por ello que a cambio el circo del malabar, ofrece un trabajo físico y artístico que recae en la persona, su cuerpo y capacidades"4.  

Trabajo con el cuerpo

El arte circense contemporáneo se ha relevado y ha llamado la atención más que el circo clásico. Entre los rasgos de esta nueva corriente del circo destaca el trabajo que realizan con el cuerpo, es decir, regresar a las prácticas antiguas previas al adiestramiento de animales. El artista contemporáneo se vuelca sobre éste, hace de él su medio de expresión y su oportunidad de desarrollo hacia procesos intra-psiquícos. Así lo expresa un practicante de malabar:

  "El malabar es un estado de crecimiento personal es algo físico y mental, es un aprendizaje constante en el que estás aprendiendo porque te estás enfrentando constantemente de tus prácticas y este camino permite el desarrollo de procesos mentales, internos, tu cuerpo obedece"5.  

Podemos entender el "crecimiento personal, físico y mental" dado en el acto artístico del malabar, a través de la propuesta de Ackerman6 quien apunta que continuamos creando obras de arte para estimular nuestros sentidos y aportar otras sensaciones al mundo, de tal forma que el artista nos inunda de los infinitos espectáculos de la vida. El arte circenses está bañado por el trabajo con los sentidos, en el que se reacomoda una realidad inaprehensible pero llena de significados dinámicos. Aunado a lo anterior Ackerman7 menciona que los sentidos son actos sutiles que desgarran la realidad y la reacomodan en un nuevo significado.

 

Significados, dinámicos y singulares

El significado dado al arte circense y a las disciplinas que comprende no debe descuidar la propia voz de quienes se inundan con ellas.

  "Me interesó lo que se podía hacer con ellos, empiezas a descubrir parte de ti, de tu cuerpo, a ver puntos de equilibrio, pues, tu imaginación, como puedes empezar a manipular un objeto y así infinitamente, porque también son matemáticas, también empiezas a hacer ecuaciones" 8.  

Podríamos decir que ésta disciplina se ha constituido a partir de lazos de multiculturalidad. En sus orígenes, se dio el primer intercambio de juguetes con los cuales se hacía malabar, en cada región del mundo se desarrollaron maneras muy particulares, algunos en medio del desierto, entre castillos o pirámides, sus funciones así mismo no eran las mismas. Sin embargo hallamos que las personas que se dedicaban en ésta arte eran viajeros y así fueron compartiendo conocimientos de cada lugar al que visitaban, otros sucesos también formaron parte de éste mestizaje cultural, conquistas, intercambios comerciales, etc. Pero fueron los viajes y el intercambio multicultural los elementos que han trascendido hasta la actualidad, son las ruinas que sostienen y dan sentido al circo contemporáneo.

Ahora bien, en la actualidad las personas que se aproximan a descubrir ésta disciplina, son tan diversas, los hay desde jóvenes que buscan un sustento económico con el cual sobrevivir, profesionistas y por otro lado quienes anhelan abrazarse a la llamarada del arte. Los tiempos y los espacios que se destinan también son variados. Los encuentros y desencuentros que han vivido las personas que practican alguna modalidad del circo contemporáneo, también son muy singulares. Todo ello nos lleva a preguntarnos, que sucede entonces con el circo contemporáneo. ¿Es un espacio en el cual se respeta la diferencia y el vínculo que une a cada uno de ellos es la práctica circense? ¿Qué se juega además de hacer circo? Bueno, en las conversaciones, se decía: que en el malabar habían encontrado nuevas formas de percibir su cuerpo, era un medio para poder viajar, conocer diferentes personas, conseguir un sustento económico, una filosofía de vida (disciplina) un espacio en el mundo.

 

La Cultura

Las culturas populares se constituyen por sectores subalternos desde un proceso apropiación desigual de los bienes económicos y culturales, no obstante bajo esta marginación trasforman, reproducen y crean su realidad. Tales creaciones contraculturales crean conflictos, entre los sectores hegemónicos9. Recientemente la cultura se ha promovido, por programas de gobierno, ya que se ha creado del arte un medio de instrumentalización de programas sociales, o fines educacionales e incluso como impulsor del desarrollo económico. El papel de la cultura se ha expandido de una manera sin precedentes al ámbito político y económico, al tiempo que las nociones convencionales de cultura han sido considerablemente vaciadas. La globalización ha generados que la cultura sea vista como un recurso, en cuanto a reserva disponible10.

En México, las artes circenses no tienen la solidez que en otros países sí mantienen. En nuestro país la institucionalización de éstas no ha sido posible, con la excepción de la Facultad de Artes Escénicas y circenses contemporáneas, ubicada en el estado de Puebla, además de las pocas escuelas o centros de cultura dispersos en la ciudad (Centro Cultural Tlatelolco, Faro Oriente, Casas de Cultura Coyoacán la Estrella), que imparten clases de forma regular a jóvenes interesados en aprender sobre ello, sin embargo, no poseen la validez que tienen otras disciplinas artísticas respecto a instituciones educativas como la SEP, por ejemplo. Esto lo explica el director de Espacio Abierto", un centro multidisciplinario de las artes:

  "No hay título en muchas de las cosas. Por ejemplo, en danza, teatro, artes visuales, cine, música existe la posibilidad de ir a una escuela para obtener un título universitario. Lo que son las artes circenses, lamentablemente, a pesar de que tenemos una tradición de más de 200 años de circo, no hay una escuela nacional de circo o algo formal. Hasta hace unos cuatro años aproximadamente, en Puebla se encuentra la Facultad de artes escénicas y circenses contemporáneas pero aun así está inaccesible y como es nueva aún tiene bastantes defectos. Hay otros países que tienen una tradición de 40 o 50 años y tienen cinco o seis escuelas entonces como en muchas cosas México está retrasado" .11.  

Razón por la cual, se buscan otras formas, de propuestas culturales gestionadas por los mismos malabaristas, quienes organizan sus propios sitios de reunión (Revolución, CU, Insurgentes) y hace apenas unos años, en Festivales. Como se puede observar, su interés por el arte circense no se limita al desarrollo individual de la práctica, sus inquietudes también consisten en promover ésta disciplina, es así como han buscado el acompañamiento de la Secretaria de Cultura para que sea reconocido su quehacer.

  "(...) en México somos los organizadores de la Federación del Día Mundial del Circo. Evento que seguirá creciendo, en México somos los organizadores. Se ha hecho dos veces de forma interna y este año, en abril, afortunadamente, a través de la secretaría Cultural del DF, la Red de Faros de la Ciudad de México, algunas empresas, así como empresarios circenses. Se hizo de forma oficial la Federación del Día Mundial del Circo".12.  

Pero esto no es todo también se han creado espacios virtuales en los que se difunde todo el conocimiento sobre el arte circense, desde la creación de los juguetes (stick, hula hoop, monociclo, clavas, pois, étc) con materiales económicos, y además presentan tutoriales donde se muestra la técnica, paso a paso.

¿Qué se busca en el arte circense?

Bauman13 señala que "Hace setenta años, Sigmund Freud –en su libro malestar en la cultura- atribuyó la infelicidad de las personas civilizadas de su época a que sacrificaban demasiada libertad de elección individual en aras de una mayor seguridad." Si lo escribiera hoy "diría que la infelicidad de las mujeres y los hombres contemporáneos se debe a que éstas y éstos han cedido demasiada seguridad a cambio de obtener una cantidad cada vez mayor de libertad." Se encontró que los artistas y los malabaristas hallan en éstas formas una manera de expresar, de sentir "libertad" como algunos le llaman.

  "La característica que acerca al malabarismo es el juego, también porque le gusta la libertad, para mi es uno de los elementos que le da vida a esto, aunque hay gente que lo hace por otras cosas, pero es algo para mí que se hace para buscar libertad".14.  

Se puede pensar esa búsqueda de la libertad en aras de la opresión que oprime el sentir de cada día, de la cotidianidad, de los regímenes establecidos y lo que la globalización ofrece.

 

Recursos económicos

La participación de los jóvenes y los no tan jóvenes incursionan en el arte circense tiene diversos motivos, aquí hemos tratado algunos de ellos como formas de integración, juego, ejercitación y habilidad con el cuerpo, entre todo ello, la práctica del arte circense, específicamente del malabar en este caso, permite la obtención de una ganancia monetaria para el artista, ya que hay quien de esto hace su principal fuente de sostén, es decir, como una forma de trabajo.

 

"… me dedico completamente a esto (…) fueron áreas en las que no me pude incorporar por mi interés por estas disciplinas (...) pero por la misma razón, que fue dedicarme de lleno al arte multidisciplinario" 15.

"(...) hemos trabajado con algunas instituciones como la Coordinación Nacional de Danza, el Instituto Nacional de Bellas Artes, la Secretaría de Cultura, la Federación Mundial del Circo, que está en Bruselas, el Instituto Nacional de la Artes, el CONACULTA (...)"16.

 

Lazos sociales y Redes de apoyo

Para hablar de lazos sociales hay que dar cuenta del tiempo en que vivimos. Las costumbres y el ritmo de vida que caracteriza nuestra época actual, es denominada modernidad líquida, tiempo de disolución de todo lo perdurable, negación y desautorización del pasado y desecho de lo inflexible, en donde la economía se presenta evasiva de sus antañas ligaduras políticas, éticas y culturales17. Es así como el neoliberalismo para asegurar su fortuna, proclama la destrucción de las instituciones y enaltece la autonomía de cada individuo.

La desinstitucionalización, ha traído consigo, la desimbolización de los individuos, quienes se hallan petrificados por no saber cómo conducirse, pues no hay límites que los contengan, no hay contenido para significarse y mucho menos para relacionarse otros.

No obstante las formas que toma el malestar en la cultura, como las soluciones que se inventan para mitigarlo son diferentes en cada época, tanto en las estructuras colectivas, como en cada sujeto quien hace síntoma de manera muy particular a cualquier otro18. Por otro lado, para algunos la desimbolización, emanada con la caída de los ídolos, sería la ocasión única de encontrar las leyes internas, posibilidad que nos llevaría a la conquista de la libertad. Pues el sujeto, desde el momento de su constitución surgió como un ser inacabado, sujeto a los otros, Otro, en esa medida se encuentra obligado a buscar a ese otro ser, es entonces que es atrapado por la primera dominación de naturaleza ontológica, lenguaje y cultura.

En el pasado ciertos grupos hegemónicos aprovecharon la dominación ontológica asegurando el acceso de los individuos a la función simbólica, para así transmitir los ideales favorables para su gobierno. Sin embargo a la par, también otorgaban el derecho absoluto e inalienable a la palabra de ser hombre y a la búsqueda y construcción de sentido. Lamentablemente con el capitalismo, se avizora que la búsqueda de sentido desfallece junto con la humanidad. Pues la desimbolización implica, la ruptura de todos los valores culturales y morales. Lo cual nos lleva a pensar que estamos viviendo una época de la fabricación de un nuevo hombre, de un sujeto acrítico y psicotizante, libre de culpa. Donde todo objeto ha llegado a ser una mercancía, atentando con lo que somos.19 Es por ello que en la actualidad, todo aquello que no forme parte de la reproducción económica es irrelevante, como el vínculo y el compromiso. En la modernidad, explica Bauman20 que las pautas de vida ya no se encuentran asentadas, es más, chocan entre sí. Ejemplo de ello es la presencia de una legalidad que consiente la coexistencia tanto de lo prohibido como de su trasgresión, el descrédito de la palabra, valores e ideales, así como un mercado que ofrece goces infinitos y la reducción de la diferencia.21

No sólo eso, el espacio también ha sido reconfigurado, antes era inerte y el tiempo activo. No obstante, en la actualidad, a partir de los hallazgos tecnológicos, el poder puede moverse con la velocidad de la señal electrónica. Fue así como el mundo instantáneo significó también un tiempo sin consecuencias, de pronta satisfacción e intereses fugaces, que conformaron una época sin compromisos ni esperanzas. Nos encontramos ante una época donde se prioriza lo consumible, es decir, las mercancías tienen su auge, el neoliberalismo se ha encargado de hacer de todo un medio de consumo, que adquiere su valor en simple intercambio, sin historia, donde todo se convierten obtenible. El planteamiento de Dufour22 reflexiona sobre el acontecer de la juventud en un mundo cada vez más monopolizado.

Por su parte Lamovsky23 menciona que la posmodernidad imperante en los lazos sociales tiende al aislamiento y a la individuación, fundamentos extremos que dificultan la producción del lazo social, pues el hombre posmoderno se ha encerrado cada vez más en su lógica narcisista que lo han alejado del trato con el otro. Pese a ello, dentro de la práctica del arte circense se establecen relaciones – lazo social, en el que el artista aprende y forma de un mundo de "apoyo". Desde la enseña del otro, que ha de mostrarse abierto a la posibilidad de orientar a quien inicia, hasta, la organización de puntos de reunión, de eventos y festivales. Se sabe que el arte circense por ser un espectáculo, requiere de estar buscando público constantemente.

Los artistas contemporáneos también han integrado ésta posibilidad como una manera de conocer gente, adquirir nuevos conocimientos, habilidades, de encontrar público nuevo, de adquirir recursos e implementarla difusión, esto ha permitido un engrandecimiento de redes, de personas que ofrecen el contacto, sin temor a la desconfianza por lo que abren la posibilidad de hospedaje para el intercambio.

 

Creación

Los jóvenes han encontrado en la producción de arte formas de creación diferente a los estereotipos que la sociedad promueve y que encontramos tan repetidamente en los medios de comunicación, como la televisión o como las formas en las que la juventud ocupa su tiempo que además son vendidas como formas de entretenimiento y que constituyen la manera en la que los sujetos van conociendo el mundo, se supondría la manera de crear expectativas o como se ha dicho un concepto de felicidad. A propósito de ello Bauman24 Se ha preguntado sobre la felicidad, en tiempos posmodernos, donde la violencia se percibe a cada instante alejándonos de aquél concepto idealizado de felicidad, pues bien, es posible asumir que "el estado del mundo es distinto de lo que es ahora", una de las maneras de hacer un mundo distinto es marcar la "diferencia" practicando la responsabilidad, cual artistas habrá que "crear" formas distintas de dar forma, así como una "obra de arte". La fiesta y en lo que respecta a nuestra investigación los festivales circenses, el desenfreno, la sublimación permiten la realización de pulsiones cotidianamente sofocadas.25

 

Reivindicación del juego y de la calle

El circo contemporáneo, como hemos comentado anteriormente, proviene de la integración del circo clásico y las artes escénicas (danza, teatro). En el teatro, a principios del siglo XX comenzaron a surgir nuevas propuestas artísticas que manifestaban la necesidad de crear nuevos escenarios y sentidos. Algunos de los modelos fueron el teatro político y el teatro callejero, Cruciani y Falleti26 comentan que el teatro de la calle, emergió de la exigencia de los artistas por relacionarse con la gente en la calle. En estas situaciones, el actor puede relacionarse negando su condición de especialista y a la vez transforma el espacio cotidiano exhibiendo sus habilidades, e intentando captar la atención no predeterminada por el espacio (escenarios).

El teatro de calle, buscaba el reconocimiento y creación de espacios inexplorados, que demandaban un intenso trabajo escénico para que el trabajo del artista sea apreciado. Inquietudes similares, encontramos en los circenses callejeros quienes manifiestan un profundo interés por mostrar sus habilidades en espacios públicos, pues desean ofrendar sus habilidades sin excluir a ningún público. En entrevista con el organizador del Festival de artes circenses Ozomatlic:

 

(…) en la calle es diferente porque es un público que no se lo espera que va en tránsito, es una necesidad para el público, cultural, para la autoridad, que sirva como un mecanismo de integración social y de esta manera hacemos arte, yo lo veo como una necesidad colectiva, para un artista, para sociedad como para autoridad. 27.

 

Los nuevos artistas de la calle como algunas se hacen llamar ofrecen un espectáculo, con un público que se sorprende cada vez menos y es más exigente, es quizá uno de las razones por las cuales el artista escénico y el mismo artista de la calle se vale de otros recursos, se informa y conoce las implicaciones del trabajo con el cuerpo a nivel de las funciones cerebrales superiores, como son la memoria, la atención y sobre todo las praxias, además de estos conocimientos incursionan en otro tipo de disciplinas, que no sólo tienen que ver con el arte o en su caso con las artes escénicas, sino también con profesiones que tienen que ver con la lingüística, regulaciones sociales, jurídicas, etc.

Encontramos que el artista de la calle, no sólo incursiona en dicha habilidad también es parte de otras esferas sociales, que puede conjuntar o no. La práctica circense contemporánea, involucra la interacción con un público, también posibilita la inclusión o formación de círculos de convivencia que comparten intereses en común, el gusto por el malabar, ya sean a través de medios virtuales páginas web) o cara a cara. El arte circense implica el desarrollo del cuerpo, en el que se conjunta la el uso de los sentidos, la danza, se baila al ritmo de la música y se mueve al tiempo de los conteos, a la par de del habla y escucha, es por ello que la práctica desarrolla agilidad, flexibilidad, audacia, concentración, coordinación, exactitud, entre otros que genera una representación distinta, que busca sintonía con el cuerpo, los pensamientos y sentimientos. El malabar como arte, ofrece diferentes maneras en las cuales las personas pueden contactar con ésta disciplina.

 

¿Qué uso le da la gente que asiste a este tipo de sitios?
Redes de apoyo

Principalmente, el uso que se le ha dado al arte circense gira en torno a la solidaridad y solidez de los lazos que entre sus practicantes se van entrelazando, exactamente como relata el director de Espacio Abierto sobre la práctica que envuelve a los asistentes de su institución. Destaca el respeto, el apoyo mutuo, desinteresado y en aras de generar lazo social dentro de una sociedad bombardeada por la falta de compromiso y solidaridad, una sociedad como la descrita por Bauman:28 "En un mundo como este [donde] no hay muchas rocas sólidas (…) Los vínculos humanos se han aflojado, razón por el cual se han vuelto pocos fiables y resulta difícil practicar la solidaridad del mismo modo que es difícil comprender sus ventajas (…)". De este modo, la solidaridad que ha acompañado el crecimiento de la población interesada en estos artes viene a ser una suerte de oasis en una sociedad abandonada a la liquidez de sus vínculos.

 

Lazo social: inclusión

Prosiguiendo con la visión de Bauman sobre los vínculos sociales y su inminente liquidez a causa de la creciente e intempestiva globalización, la falta de solidaridad y de "rocas sólidas" que se vuelve cada vez más marcada, "… se caracteriza claramente por el miedo a la maldad humana y a los malhechores humanos. Está atravesada por la desconfianza hacia los demás y sus intenciones por el rechazo a confiar en la constancia y fiabilidad de la compañía humana y en última instancia, deriva en nuestra incapacidad o desgana para convertir en tal compañía en verdadera y segura y por tanto en digna de confianza"29

La globalización en la que estamos inmersos actualmente ha penetrado, como dice Bauman, claramente, y se estriba en el miedo a la "maldad humana", de cierto modo, esto remonta a la cualidad del humano como "otro", de quien se teme y se le aleja por temor al rompimiento de la seguridad que caracteriza el ensimismamiento, donde aquel otro no existe más que abstractamente. Ya en el plano de la convivencia, esa abstracción se vuelve carne y viene a remover los esquemas de seguridad ilusoria frente a esos "malhechores". Sin embargo, como se ha venido puntualizando, quizá obsesivamente, el arte circense, dentro de un círculo de prácticas que afianzan la inclusión y la aceptación de ese otro, basando la relación característica de ese grupo social, además de la solidaridad, la confianza, parte de esa compañía ajena y extraña transformada en "compañía en verdadera y segura y por tanto en digna de confianza".

 

Creación, de la calle legitimación

El circo contemporáneo, es percibido desde diferentes miradas, las cuales desde sus tarimas, califican dicha actividad como artística o no. Los criterios que se juegan principalmente residen el uso del espacio y las características de quien ejecuta dicha disciplina. El circo contemporáneo en su modalidad callejera, no es muy reconocido por sus espectadores, automovilistas, peatones. Y dentro de las instituciones, quizá el apoyo gubernamental, se ha visto escaso. Todo ello nos lleva a formular las siguientes preguntas ¿cuáles serían los criterios para reconocer una actividad artística o no? y ¿qué acciones se están generando dentro del circo contemporáneo para gestar su propio espacio?

El rechazo de éstas prácticas, dentro de espacios públicos, posiblemente se deba a la reapropiación de estos grupos del espacio, que va contracorriente al discurso imperante de consumo. Es muy interesante el creciente surgimiento de esta disciplina, pues, representa la voz de las clases populares que se operen cotidianamente a los dispositivos sociopolíticos, que parecieran consolidar un dominio cultural que se encarna indiscriminadamente en nuestras vidas, ya que predomina una marginalidad cultural masiva, donde sólo tienen lugar los que consumidores – espectadores.30 La legitimidad basada en la utilidad a consecuencia de la pluralización de los contactos del pueblo, como las migraciones, que problematizó el uso de la cultura como un registro nacional producto de la globalización.31 Heidegger32 caracteriza empero la época moderna, en que la representación se ofrece como recurso, como aquello que vuelve invisible la esencia de las cosas. La ciencia, la tecnología en cuánto transformación de la obra de arte en el objeto de mera experiencia subjetiva, la consumación de la vida humana como cultura y la pérdida de los dioses. No obstante, observamos que el acercamiento de los jóvenes dentro de la práctica circense, los coloca en una posición distinta, ahora son "actores" de su cuerpo, espacio y lazos sociales. Es por ello que nosotros nos basamos en los criterios de Sklovski32 para apreciar el circo contemporáneo, uno de ellos es la complejidad de sus acciones, ya que irrumpen con la cotidianidad, "transformando el material extra-estético en obra artística.

En la entrevista realizada al organizador del Festival de Arte Circense Callejero quien manifiesta su interés por revindicar el espacio público, como un lugar digno y que promovía la convivencia, no el consumo, así mismo menciona que su principal interés es dignificar el arte callejero, apoyando con los escenarios para que puedan expresarse fácilmente. Es así que vemos los principios de una gestión desde la marginalidad, que busca hacerse de un lugar del cual se les ha negado. Un ejemplo de la distinción de los espacios a partir de la clase social a la que se pertenece no las brinda Bennet34 quién comenta que el museo decimonónico produjo el capital de la burguesía y educó a la clase obrera. Pues ésta institución, creó espacios arquitectónicos en los que marcó la división entre productores y consumidores de conocimiento. El museo, era el espacio privado en el que se producía el conocimiento y el espacio público de consumo.

Parece ser que en México el espacio público y privado mantiene tales connotaciones y es precisamente éste ejercicio del espacio que moviliza a los artistas circenses contemporáneos a proponer otras formas de convivencia. O por lo menos así lo comenta en la entrevista el organizador del Festival Ozomatlic:

 

"El proyecto fue parte de una reflexión personal, me di cuenta de que podía generar espacios y escenarios para que otra gente pueda hacerlo esto también, y me enfoque a llevar esta propuesta para la UNAM y el Zócalo, que es parte de un esfuerzo y como parte de una dignificación para este arte, porque no esta práctica la ven como mala, como algo de la calle y luego te quitan o te corren. Es una evolución técnica y creativa, creación de objetos, de técnicas, de personajes"35.

 

De acuerdo a la entrevista realizada con el director de Espacio Abierto, la legitimación de las artes circenses como una licenciatura reconocida y validada, tiene puesta su visión más allá del mero reconocimiento de sus malabares, existe una preocupación por la salud de la población mexicana, y en general, destacando la falta de ejercicio físico en las instituciones académicas. Por lo que ha implantado un programa piloto con niños pequeños, además de proponer no sólo una carrera que contemple las artes circenses, sino también demás disciplinas ligadas con el desarrollo humano como un proceso de creación cultural.

 

"Creo que aún falta mucho para la profesionalización del circo en México, Espacio Abierto está luchando por esa profesionalización (…) buscamos tener una carrera en arte y multidisciplina que esté validada por la SEP, o por instituciones culturales. (…) también tenemos un programa desde nivel preescolar, también estamos buscando que se valide. Hay una carencia real en educación física con niños, nosotros ya tenemos dos años trabajándolo como piloto con excelentes resultados en estos niños"36.

 

La preocupación por parte de los dirigentes de los centros que buscan la profesionalización de las artes circenses llega a la popularización que está teniendo la disciplina, tal como menciona el director del centro Espacio Abierto, llegando a convertirse en un hobbie, que muy lejos de ser una crítica prejuiciosa de su ejecución, apunta a los límites que puede significar el modo en que se desempeñan, trabajando en cruceros o dedicando un tiempo relativamente corto a la práctica. El interés por este asunto gira alrededor de los alcances que propiciaría la institucionalización, que a pesar de tener espacios más o menos establecidos y mantener relación con organismos nacionales de gran peso, - como CONACULTA – den un espacio y una posibilidad alternativa a la que predomina en las calles.

 

"(…) es urgente, porque tenemos muchos años de tradición circense además, porque se está popularizando tanto la disciplina del arte circense que se está saliendo de control, no hay calidad en las ejecuciones, se está volviendo un hobbie, que no es malo ni negativo, pero aprovechando el potencial y la oleada de las personas que se están agregando a las disciplinas, urge poder hacer esta profesionalización"37.

 

Es en éste punto donde las artes circenses, como se están viviendo en México, muestran sus dos más contrastantes rostros, la ejecución en la calle y la ejecución dentro de centros culturales. Siendo en el primero de los casos, la principal forma de iniciarse y practicar es por uno mismo y por los lazos que establecen autodidactas, en el segundo, la práctica se da por personas "expertas", al tiempo que los lazos persisten durante el aprendizaje de los nuevos estudiantes. De acuerdo a una de las entrevistas realizadas, se habla de una paradoja. Especialmente cuando los jóvenes que actúan frente al público automovilístico pasan a conformar la única visión acerca de las artes del circo, dejando sin reconocimiento alguno a quienes trabajan dentro de centros por mucho tiempo antes de asomarse frente a las personas a quienes ofrecerá sus trucos. Por la otra parte, la misma falta de institucionalización estanca, de alguna manera, la precisión y calidad de las ejecuciones de quienes practican en las calles, quienes similarmente a quienes trabajan en centros de cultura, no dan lo último de sí, a veces por los prejuicios que han acompañado el desarrollo de la misma disciplina.

 

"(…) nos meten en una paradoja, porque ha sido difícil para Espacio Abierto y otros artistas que lo toman de forma seria, el poder mostrar el arte circense como una carrera digna. Quizá a lo mejor llega el niño de 16 niños y le dice a sus papás que quiere ser un artista de circo, "muy bien para que te vayas a malabarear al semáforo. Yo considero que es cómodo para ellos, porque tienen tanto la juventud como la capacidad y el potencial en cualquier cosa, y eso que hacen respecto al circo llevarlo a sus máximas consecuencias y no limitarse a nada más a un semáforo, una plaza o un hoobie"(…)"Yo opino que sí urge regularizarlo, ofrecer oportunidades a los que lo practican, ofrecer una guía, pero también opino que es decisión de cada uno"38.

 

Ahora bien, las diferencias que se van mostrando hasta de un modo evidente, si se quiere, no implican una superioridad de una sobre la otra, ni mucho menos. Una forma como la otra no se ve ajena, se entraman aunque dentro de sus matices se mantengan diferidas entre sí por quienes las miran desde fuera como quienes viven en carne las artes circenses día con día. Tal como dice el director de Espacio Abierto:

 

"Sin embargo, hay muchos artistas que empezaron así, y que hoy en día son artistas consagrados que han estado en los mejores circos, los mejores espectáculos los mejores lugares y nada más es la cuestión de la actitud"39.

 

Subjetividad

Bauman40 considera que "la vida humana consiste en una confrontación perpetua entre condiciones percibidas como "realidad", por definición que siempre se resiste y a menudo desafía a la voluntad del agente y los designios de sus actores, su objetivo de superar la resistencia activa y pasiva y de remodelar la realidad según su visión elegida de la buena vida. Una forma de ser en una "realidad" es lo que Bauman ha propuesto, esto nos dirige a a la singularidad, a cada individuo y la manera en la que subjetiva todo aquello que ha de hacerse frente a sus ojos y todo aquello que ha de sentirse en sus cuerpos, esta manera tan particular de la que cada sujeto es responsable, aquella forma que ha de consolidar la parte esencial de lo que nos concibe como sujetos. Anteriormente hemos comentado acerca de la crisis del sujeto en la modernidad, o el surgimiento de una forma particular de subjetivar de acuerdo a la época.

Pues bien, ahora nos enfocaremos en las observaciones que realiza De Certau41 acerca del retorno del cuerpo al imaginario: el cuerpo expresa una transgresión, connota una comunicación y procura una apropiación de la realidad. Debido a un Eros que es sofocado por el grupo al cual amenaza. En la modernidad, pareciera que el sujeto se ha ubicado como espectador, temeroso de vivir, reduce los placeres sensoriales a un solo espacio, visual-imaginario, ya que "coloca el bienestar en los íconos de los objetos que ofrece al consumo, y que moviliza al verbo del lado de la negación"42

El sujeto "contemplativo" es movido por la búsqueda del bienestar, a través del imaginario, pues lo que percibe en el lenguaje de las imágenes, no encuentra en su cotidianidad sin embargo esto no lo impulsa a construir otras realidades. No obstante el deseo, comunica con el cuerpo y plasma todas las censuras sociales en transgresión. Ésta sublimación ubicada en el cuerpo, la hallamos en los practicantes del arte circense, quienes en su encuentro con ésta disciplina, hallaron otra manera de subjetivar. En contraposición con lo que sugiere De Certau43 respecto al posicionamiento del sujeto en la realidad, estos sujetos se reconocen como actores de su realidad, construyen espacios de convivencia, mientras van descubriendo su cuerpo.

Con la promoción y creación de Festivales y Centros Culturales de formación, éstos jóvenes buscan otra existencia que no les ofrece su cotidianidad. Algunos momentos subjetivizantes que relataron nuestros participantes fueron:

 

"Fue entonces como conocí otras funciones y movimientos de mi cuerpo, primero torpes luego más ágiles, diría yo que es la conquista de un cuerpo dormido, el malabar, las artes circense es la puerta de acceso a otra realidad, la del festividad, las risas, el baile, los colores, la comunidad y los viajes, ha sido en suma una invitación para probarme, conocerme… Quizás las artes circenses sea la forma de rescatar el juego, ya que no sólo son movimientos calculados acompañados de accesorios, es otra dimensión, el hombre deja de ser lo que habitualmente es, para agrandar sus pies, extender sus manos y tocar el fuego, Lo que me gusta del malabar es que es una oportunidad para hacernos y crear"44

"El malabar es parte de mí, también es un deporte para mí, pues me ayuda a desarrollarme físicamente, mentalmente también en emocionalmente, pues tan sólo que me arme la jirafa, y así como que te sientes bien, porque estas logrando cosas, en tu vida, si, que no llegabas a pensar hacer" 45.

 

 

El vínculo desde el arte circense en una modernidad líquida y formas particulares del sentido que se le da al arte"

 

(…) para mí fue como haber juntado todas las partes de la vida."(…)"Desde lo más tangible hasta lo más sutil, me da gusto formar parte de esto, si lo viera desde fuera seguiría sintiendo el respeto por todos los que aquí laboran, desde el puesto más básico hasta el máximo son personas comprometidas. Siento mucho respeto, admiración y agradecimiento por el proyecto y cada una de las personas que laboran aquí. Es mi proyecto de vida"46.

 

Para retomar la última frase citada justo ahora, el director de Espacio Abierto menciona "es mi proyecto de vida", es una frase muy bella, no muy usual en nuestros tiempos, y al respecto Bauman cita muy puntualmente algunas tesis de Luc Boltanski y Eve Chiapello, remarcando la pregunta: "¿Quién planifica ahora para el resto de su vida?". De modo que hoy día "nos movemos de un plan a otro. Cada uno de ellos es a corto plazo…"47 . Pareciera que cuando el arte se viene a colar como tronco de la constitución subjetiva de E, no se queda en un plan a corto plazo, sino un proyecto de vida, entendiéndola como su forma subjetiva de vivir, dentro del mundo y aún más dentro del movimiento circense contemporáneo.

Pero para no restarle valor a su propia voz, faltaría citar lo que piensa E sobre el arte circense como filosofía de vida:

 

"La vida la veo maravillosa, siendo que todos y cada uno de los seres tenemos la capacidad de crear, además de que es una necesidad, De las primeras expresiones del ser humano fue danzar, fue pintar, fue manipular. Entonces, mi filosofía de vida tiene que ver con el arte y la expresión porque tiene que ver con los sentimientos y no puedes vivir en el desequilibrio. Siento que debe haber una relación entre el exterior y el interior, mente cuerpo alma y entorno…" (…) Y que siempre sea mejor y que este mejorando, de una u otra manera, avanzando, no te puedes quedar estático. He tenido momentos de estancamiento, pero hay que saber confrontarlo y ha sido difícil, pero es parte de ese crecimiento. Saber dónde estás para saber a dónde vas, y saber de dónde vienes." (…)"Hay mucha admiración por el lugar y lo considero como un lugar vivo, más allá de un inmueble o un proyecto"48.

 

La última parte de la cita habla de algo muy interesante, el lugar visto como un ser vivo. Y el lugar no queda reducido al inmueble, tal como lo señala, trasciende ello a tal grado que pudiera hablarse de él como un sujeto vivo. Se puede hablar aquí de las implicaciones del lugar como punto fijo de reunión, de aprendizaje, de apoyo, de creación y mantenimiento de lazo social. El centro como el punto geográfico y social donde juegan múltiples subjetividades motivadas por las artes circenses, las artes en general, la interacción, a tal grado que se revela como un ser con vida. De tal forma que, siguiendo con la línea de la práctica de las artes circenses en centros culturales institucionalizados, los jóvenes que asisten allí lo hacen por varias razones, en palabras del director de Espacio Abierto, "es gente que busca una actividad para las tardes, por ejemplo"49. Gente que percibe ese ser vivo del que hablaba y lo siente, como dice:

 

"(…) Espacio Abierto tiene una energía única, (…) Se ha juntado gente que se cuida, entre todos nos acompañamos. Nos gusta respetarnos y cuidarnos"50

"Y por pura consecuencia de un buen ambiente, con alta energía, cualquier cosa que haga tiene un mejor resultado y beneficio. A diferencia de donde hay rivalidades, envidias o depresiones, etc."(…) "Este enriquecimiento con todo el corazón lo compartimos, sin límites, y la gente lo nota, lo prueba, le gusta y se queda con nosotros. Su ambición es el bienestar. La gente cuando llega aquí sale mejor que cuando llegó, eso es parte de lo que la gente busca." (…) "Buscamos una calidad en el servicio, además de que somos artistas nos preocupamos por las relaciones humanas (…)"51.

 

Ante esto, la sugerencia hecha por Bauman52 sobre la confianza y los grandes signos de interrogación que la acompaña, entendiendo que hoy en día la confianza es mucho más común, de acuerdo a Alain Peyrefitte53, y a los tres tipos de confianza a los que se han debido los grandes avances de la modernidad: confianza en sí mismos, en otros seres humanos, como colectivo y en las instituciones. Parece que la reciprocidad en los vínculos, lo compartido de corazón, la ambición de un bienestar en las relaciones humanas, develan un refugio, aquél que "Hoy en día, esa confianza huérfana busca desesperadamente (…) y no puede hallar ninguno."

No sería conveniente sostener que las artes circenses son ese camino de la esperanza, pero hay que reconocer que algunos de esos valores decolorados, por un tan mencionado nihilismo, se vuelven a colorear cuando el interés material y obsesivo por ponerle valor a las relaciones humanas se reemplaza por la solidaridad y la cooperación que envuelve al artista circense contemporáneo. De la calle y del centro cultura. En el caso del arte circense callejero, los jóvenes decían:

 

"Pues yo puedo viajar y hacer malabares aunque no tenga dinero, parar en cualquier lugar que yo quiera allí donde haya gente y me puedo aventar haciendo clown o haciendo malabares y pues me dan una moneda o hasta con el ray, quien sabe es algo muy extraño que no puedo explicar pero si se puede viajar, eh viajado a un buen lugares con esto y he conocido a un buen de personas, que te brindan desde la casa, comida y todo que te ven haciendo esto"54.

 

 

Conclusiones

El arte circense, una práctica heredada de miles de años, pero que ha sido transformada, recreada, replanteada y reorganizada por quienes han hecho retoñar sus ramas. La diferencia de aquellos tiempos de su génesis hasta ahora nos enmarca en el tema de la modernidad, para pensar al hombre en relación a ella, así como las formas particulares de ser en este mundo.

Si bien el arte circense se ha hecho a la modernidad, nos encontramos con una práctica que tiene historia, eso nos remite a formas que antecedieron a esta, nos ubica y nos da particularidad, es decir, que los jóvenes que se insertan a ella, pueden acceder a la información de generaciones, pero al mismo tiempo se perfila una forma de creación distinta.

El por qué retomar una práctica antigua cuando la modernidad nos ha ofrecido un sinfín de actividades atractivas que permiten acceder de forma práctica al entrenamiento y que se consigue sin mucho esfuerzo, nos hace pensar en el devenir del tiempo. La posmodernidad se nos presenta como algo apantallante, amenaza con modificar muchas de las estructuras sociales, el mundo virtual se hace cada vez más accesible y ¿El mundo real se diluye cada vez más? ¿Qué sucede con los jóvenes que viven el tiempo sin pasado, ¿Qué será del porvenir? ¿Qué pasa con la estructura psíquica del sujeto?

Ante todo ello nos encontramos con jóvenes que han hecho de su tiempo, un tiempo de arte, un tiempo de dedicación en todos los niveles. El arte circense ofrece la posibilidad de implicarse con el cuerpo, con los pensamientos y sentimientos, al mismo tiempo, se ha visto que se han creado vinculaciones sociales que se anteponen al individualismo, poco a poco nos hemos dado cuenta de algunos fenómenos ocurridos en masa, pero la masa ha comenzado a tener sentido y a perseguir un objetivo.

Jugando el papel de un oasis de vínculo en un desierto de individualismo, el arte circense obra como esa "roca sólida" a la cual poder afianzarse y poder volver a creer en el otro, a quien se teme más cada día, la confianza germina un nido de inclusión, basado en la solidaridad, la entrega desinteresada y compañía basada en la confianza.

 

 

REFERENCIAS

1 Rebolledo, C., J. (2004). La fabulosa historia del circo Mexicano. México: Escenografía.
2 Rebolledo, C., J. Ibídem.
3 Organizador del  Festival Ozomatli de arte callejero y circense.
4 Ibíd.
5 Ibíd.
6

Ackerman, 1990, p.17

7 Ackerman 1990, ibídem.
8 Joven practicante de arte circense contemporáneo de la calle.
9 Canclini, G (2007) Culturas populares en el capitalismo. México: Grijalbo
10 Yúdice, G. (2008) El recurso de la cultura. España: Gedisa
11 Edgar, director de Espacio Abierto.
12 Ibíd.
13 Bauman, Z. (2008). Múltiples culturas, una sola humanidad. México, Katz Editores. P, 33.
14 Organizador del  Festival Ozomatli de arte callejero y circense.
15 Edgar, director de Espacio Abierto.
16 Ibíd.
17 Bauman, Z. (2008). Múltiples culturas, una sola humanidad. México, Katz Editores
18 Lamovsky, L. (2005). Psicoanálisis y lazo social. Publicado en el libreo pensado en Ulloa, Editorial Libros del Zorzal, 2005. En su versión electrónica, disponible en http://www.efbaires.com.ar/files/texts/TextoOnline_547.pdf
19 Dufour, D., R.  El hombre Zappiens en la escuela negación de la diferencia generacional y El neoliberalismo de desimbilización, una forma inédita de dominación. En el arte de reducir cabezas. Paidós, 2007, pp. 133, 167 y 209, 233.
20 Bauman, S. (2009). El arte de la vida. Buenos Aires: Paidós
21 Lamovsky, L. (2005) Pensando  Ulloa. Argentina; Libros  Del Zorzal  Producciones simbólicas subjetivantes.
22 Dufour, D., R.  El hombre Zappiens en la escuela negación de la diferencia generacional y El neoliberalismo de desimbilización, una forma inédita de dominación. En el arte de reducir cabezas. Paidós, 2007, pp. 133, 167 y 209, 233.
23 Lamovsky, L. (2005). Psicoanálisis y lazo social. Publicado en el libreo pensado en Ulloa, Editorial Libros del Zorzal, 2005. En su versión electrónica, disponible en http://www.efbaires.com.ar/files/texts/TextoOnline_547.pdf
24 Bauman, Z. (2009) Modernidad Líquida. Argentina: FCE
25 Canclini, G (2007) Culturas populares en el capitalismo. México: Grijalbo
26 Cruciani, F. y Falleti, C. (1992) El teatro de Calle. México:Col escenología
27 Organizador del  Festival Ozomatli de arte callejero y circense.
28 Bauman, S. (2009) Modernidad Líquida. Argentina:FCE
29 Bauman, S. (2009). El arte de la vida. Buenos Aires: Paidós
30 De Certau, M. (2004) La cultura en plural. Argentina: Nueva visión
31 Yúdice, G. (2008) El recurso de la cultura. España: Gedisa
32 Heidegger, 1938, citado en Yúdice, G. 2008., El recurso de la cultura. España: Gedisa
33 Sklovski Cit. en Cruciani y Falleti, 1992
34 Bennet, cit. en Yúdice, 2008
35 Organizador del  Festival Ozomatli de arte callejero y circense.
36 Edgar, director de Espacio Abierto.
37 Edgar, director de Espacio Abierto.
38 Ibid.
39 Ibid.
40 Bauman, S. (2009). El arte de la vida. Buenos Aires: Paidós. P,69
41 De Certau, M. (2004) La cultura en plural. Argentina:Nueva visión
42 De Certau (2000) La invención de lo cotidiano. 1. Las artes de hacer. México: Universidad Iberoamericana. P,42.
43 De Certau, M. (2004) La cultura en plural. Argentina:Nueva visión
44 María, estudiante de Psicología.
45 Joven practicante de arte circense contemporáneo de la calle.
46 Edgar, director de Espacio Abierto.
47 Bauman, Z. (2008). Múltiples culturas, una sola humanidad. México, Katz Editores. P,23.
48 Edgar, director de Espacio Abierto.
49 Ibid.
50 Ibid.
51 Ibid.
52 Bauman, Z. (2008). Múltiples culturas, una sola humanidad. México, Katz EditoresAlai
53 Peyrefitte cit. en Bauman, Z. (2008). Pp. 26.
54 Joven practicante de arte circense contemporáneo de la calle.

 

REGRESAR