home.jpg

 

P5

EL NOMBRE DEL PADRE
NO ES LO QUE ERA
.*

CLAUDIO R. BOYÉ

 

Resumen: La propuesta de los amigos de ERRANCIA me permite hacer algunas reflexiones en relación al tema de este número: El sentido del síntoma en el porvenir de lo real y el psicoánalisis.

Palabras clave: real, síntoma, psicoanálisis, ciencia, religión, discurso capitalista, biopolítica, civilización científica.

La primera reflexión va a estar vinculada con la primera parte de la oración El sentido del síntoma (depende del) en el porvenir de lo real.  Como se puede observar completé la misma con lo que dijo Lacan en La tercera (es decir la tercera vez que estuvo en Roma, la primera fue cuando pronunció  Función y campo de la palabra y del lenguaje en psicoanálisis, la segunda cuando dictó su conferencia Razón de un fracaso). Si menciono que fue la tercera es porque “la tercera vuelve, es siempre la primera” (sic). También porque tercero es lo real. Lo que siempre vuelve al mismo lugar. También lo imposible en su modalidad lógica. Por lo tanto voy a comenzar mi colaboración por este controvertido tema dentro del campo del psicoanálisis poslacaniano.

Siguiendo lo que Lacan dice en la tercera entiendo que el por-venir del psicoanálisis está ligado al síntoma en tanto y en cuanto el psicoanálisis mismo es un síntoma. Cómo entender esto. Mi interpretación es que el psicoanálisis es una respuesta de lo social al malestar en la cultura que afecta a los sujetos. Una respuesta que introduce la verdad en el campo del saber. Pero no una verdad con minúscula sino una verdad dinámica una verdad que sólo se puede enunciar cuando dice miento. Cuando Lacan plantea que el psicoanálisis puede fracasar lo hace en relación a una demanda social que le pide que elimine el síntoma, es decir que se ocupe de los individuos, que suture al sujeto, ese que está dividido, ese con el que la ciencia no sabe qué hacer y por lo tanto, dice que no es asunto suyo. Pero no solo se refiere a la ciencia sino que también lo hace con la religión que según él está mejor capacitada para eliminar el síntoma pues es una gran dadora de sentido. Y si el sentido del síntoma depende del porvenir de lo real, entendiendo a éste como lo que se pone en cruz para que las cosas no marchen, salvo en el sentido del amo, y está ávido de sentido entonces  que mejor que la religión para proveérselo. La ciencia más que sentido ofrece Ideales vía lo social. Ideales relacionados con ese real que es la vida, de la cual no sabe nada, pero sin embargo ofrece lo que hasta hace poco parecía imposible. Si digo imposible no estoy diciendo lo Real lacaniano porque éste  es lo imposible en el sentido matemático del término y no aquello que suponíamos que no se iba a poder lograr, ej.: la clonación. 

Al decir que la ciencia ofrece ideales me refiero a la manera en  que caracterizo a nuestra civilización: una civilización científica, donde el discurso de la ciencia atravesado por el discurso del capitalismo impone a los sujetos respuestas a las demandas que el mismo sistema genera. Ya sea tener el último objeto, gadgets, creado
por la técnica como los ideales de juventud eterna, belleza pret a porter etc.

Esta ciencia que genera estos ideales es ni más ni menos que la biología, la ciencia de la vida. Hoy en día a partir de esta disciplina se ha generado una ideología que me gusta llamar biológica y que es la que da sustento a tanto a las técnicas del cuerpo, como a lo que Foucault llama la biopolítica. Y llegado a esta altura del siglo es difícil separar una de otra. Porque si bien la biopolítica se ejerce desde el Estado, mientras que las técnicas del cuerpo parecieran ser asunto de la privacidad de los individuos considero que el engaño está justamente ahí, en creer que es el individuo quien decide si hacerse una cirugía para embellecerse o una clonación para perpetuar su estirpe, cuando en verdad estas son decisiones que se toman desde el anonimato del mercado. Si hablo de esto es porque considero que la ideología atraviesa todos los estamentos (clases) sociales y por supuesto las disciplinas científicas como es el caso del psicoanálisis.

Últimamente he estado leyendo artículos de autores que son referentes actuales en el psicoanálisis poslacaniano (Miller, Soler, Laurent para nombrar algunos), y otros que son miembros de la orientación lacaniana, y me he encontrado con varias sorpresas en lo que llaman “clínica orientada hacia lo Real”.

En primer lugar porque ubican lo Real como el registro que Lacan privilegia en su última enseñanza, cuando en rigor de verdad basta leer La tercera, RSI o sus últimos seminarios, incluyendo el de Caracas, y en ningún momento Lacan dice otra cosa que no sea que los tres registros tienen el mismo estatuto, es más si cortamos un redondel del nudo Borromeo se desanudan los tres. No sólo ubican lo Real como registro privilegiado, sino que hablan de un gran desorden en lo Real, cuando sabemos que si hay un orden este es simbólico, y que lo real no es un orden, ni un desorden sino que como dije anteriormente este se define por lo imposible, ni siquiera digo es lo imposible porque no tiene estatuto ontológico y apenas es un registro porque ¿cómo se registra lo que no cesa de no escribirse?

Esta cuestión es solidaria de sostener que hablar de lo Real es hablar del goce, y hablar del goce es hablar del cuerpo y del cuerpo propio, y aquí nos encontramos con otro problema y es que se define al cuerpo como el soma, como el cuerpo biológico, no por nada hay una biología lacaniana. El cuerpo termina siendo el lugar de lo inconsciente, creo que se lo va a poder tocar o localizar con una tomografía o un mapeo cerebral, y aunque parezca un chiste esta posición es solidaria de quienes hacen un puente entre psicoanálisis y neurociencias, como si ésta fuera la disciplina que Freud soñó que le confirmaría sus teorías.

Estas cuestiones que mencioné pertenecen a posiciones que se sostienen desde la orientación lacaniana, y no son las únicas que merecen se mencionadas. También hablan, y escriben que la caída de la autoridad  paterna es la caída del Nombre del Padre, ¡cómo si fueran lo mismo! Que el Otro no existe…y que el Nombre del Padre no es lo que era!, casi podría ser el título de un tango.

Vuelvo al tema principal, el sentido del síntoma depende del porvenir de lo real, esto dice Lacan en la tercera, también dice que si el psicoanálisis tiene éxito con lo que se le demanda desde lo social, “que nos libere de lo real y del síntoma”, se extinguirá y pasará a ser un síntoma olvidado. Y esto sería un regreso a la religión verdadera pues si alguien sabe dar sentido es ella. También sabemos que no es la única religión, y aquí me refiero a la religión psicoanalítica, porque si el psicoanálisis se convierte en una religión entonces podemos afirmar que con seguridad que éste desparecerá y será la ciencia * Este texto debió ser publicado en el número anterior El sentido del síntoma en el porvenir de lo real y el psicoánalisis; agradecemos a Claudio Boyé, psicoanalista, miembro del Consejo Editorial de Errancia, su puntual colaboración para el debate de esta tan importante cuestión.   

biológica o neurobiológica quien lo sustituya.

 

 

 

NOTAS

* Este texto debió ser publicado en el número anterior El sentido del síntoma en el porvenir de lo real y el psicoánalisis; agradecemos a Claudio Boyé, psicoanalista, miembro del Consejo Editorial de Errancia, su puntual colaboración para el debate de esta tan importante cuestión.

 

Bibliografía

  • Benedetti, M (2000). “Táctica y Estrategia” en Antología Poética. España.: Editorial sudamericana.
  • Braunstein, N. (2000). La re-flexión de los conceptos de Freud en la obra de lacan. México.: Sigo XXI.
  • Braunstein, N. (2011). El inconsciente, la técnica y el discurso capitalista. México.: Sigo XXI.
  • Coriat, E. (2006). “Entre la A de angustia y la P de papá”,  en Karothy, R. (2006) “Fobias”. Buenos Aires.: Lazos
  • Couso, O. (2006). “Caballo arruga jirafa”, en Karothy, R. (2006) “Fobias”. Buenos Aires.: Lazos
  • Dolto, F. y Nasio, J. (2006), “El niño del espejo”. España.: Gedisa.
  • Freud, S. (2005). Obras completas. Tomo XIV. “Introducción al Narcisismo” (1914). Buenos Aires.: Amorrortu.
  • Jerusalinsky, A. (2005). “Psicoanálisis en problemas del desarrollo infantil.” Buenos Aires.: Nueva Visión.
  • Lacan, J. (1991). “Seminario 1. Los escritos técnicos de Freud.” Buenos Aires.: Paidos.
  • Lacan, J. (2000). “La agresividad en psicoanálisis” (1948). En Escritos 1. México.: Siglo XXI
  • Lacan, J. (2000). “El estadio del espejo como formador de la función del yo[je] tal como se nos revela en la experiencia psicoanalítica” (1949). En Escritos 1. México.: Siglo XXI
  • Levin, E. (2006). “Discapacidad Clínica y educación.” Buenos Aires.: Nueva Visión.
  • Carroll, L. (2003). “Alicia a través del espejo”. México.: Tomo.
  • Nasio, J. (2000). “Enseñanza de 7 conceptos cruciales del psicoanálisis”. España.: Gedisa
  • Winnicott, D. (1982). “Realidad y Juego”. Barcelona.: Gedisa.

 

 

REGRESAR