home.jpg

 

C5

POEMAS
DE ELSY SANTILLÁN
*

 

 

ME IMPORTA UN COMINO SER POETA

ser así tildada
y de cuando en vez
sacrificada
en cruces
de madera   

Qué bello es
lanzar una cuerda hasta la luna
y caminar sobre ella
en equilibrio.

Estremecerse ante la magia
que poseen 
las puras
simples cosas.

Convidar al Recuerdo
hermano, amigo
instalarlo en cualquier sitio
cuando me da la gana.

Y escribir en teclados y cuadernos
al ver de la bruma
su caída
sobre el techo,
las esquinas
y los libros.

No subiré peldaños de oro
hasta las nubes,
ni golpearé el portón artificioso
de la mansión venerable
de los dioses.

No en mi boca
el vino oscuro
de la gloria,
ni en mis sienes
la reseca corona
de laureles.

No en mi mesa
las siluetas pretenciosas
de juglares.
No en mi vida
el golpe aborrecible
de la fama.

No en mis ojos
la mirada de la envidia
envilecida.

No en mi alma
el hachazo  de la
“crítica” adulona.

No mi nombre antologado
en magnos libros.

No mi vida
encasillada y esplendente.

No mis sueños
en exámenes
finales.

No mi llanto
regado
como sangre.

Estoy en paz

conmigo
y
con los sueños.

Soy libre de culpas
y ataduras,
de luces y ponzoñas por encargo,
de recuerdos volando por el aire
mientras creo la historia
-mal pagada-
y derramo lagrimas de aceite
que jamás
encenderán lámparas.

Habito en el sollozo de la tarde,
soy topo de cristal en el espejo.

No me meto con nadie,
ni con nada
no adulo,
no me callo,
no limpio la nariz del columnista,
ni suplico una entrevista
por la tele.

Feliz estoy
en la clausura de mi casa
y sus confines.

Me gusta ver el día en la ventana
y a la noche llegar con su misterio,
abrazar al hombre que más amo,
acariciar el rostro de mis hijos,
sentir el lamido de mi perra.

Que las simples cosas
sigan asombrando
al lado más humano
que poseo.

Que rayo y vendaval vayan de amigos
y el sol continúe en sus tormentas.

O se diga en el mundo de allá afuera
que el planeta se extingue
como el agua.

Esto prefiero a ser noticia
en diarios de letra amarillista,
o ser el comentario ocioso
de ambiguos cofrades
exultantes.

Quiero vasos de paz
hora tras hora,
bandejas de amor
en mis comidas,
fragancia a madreselva
en los cobijos.

Y tus manos poesía
-importándome un comino ser poeta-
en las mías
para siempre.

 

 

LOCURA CAMINA POR LA CALLE

va a paso lento
a sonrisa cruzada de ficciones.

Lleva un traje sastre,
tacos y cartera de oro,
joyas en su garganta seca.

Graciosa ve a todos lados,
ningún transeúnte se le escapa.

Los mira con ojos de alegría,
sonríe con mohines seductores,
palmotea alegre en sus espaldas.

La gente no la siente, ni presiente,
es invisible en esta hora,
su cuerpo se atraviesa como el aire.

Locura otea ansiosa las ventanas
no encuentra a nadie, se molesta y pasa
produciendo una grotesca risotada.

Salgo de mi rincón
abro mis puertas
le digo que esperaba su llegada.

Curiosa me mira
toca mis cabellos,
olfatea mi aura,
mi alma entera
y cadente avanza por la calle

 

 

 

A USTEDES

noctámbulos falsarios
pretendientes omnímodos
de la conversión
del mal en bien.

Cuántas veces vi
sus caras.
sus ojillos de zorro,
sus manos de guadaña.

He probado en infinitas horas
de sus vasijas vidrio molido,
he escuchado
sus atroces conceptos,
sus calumniosas frases
a espaldas del herido.

He sentido desde todos los rincones
sus ardientes celos por la magia,
las sentencias más disparatadas,
las excusas más villanas.

Ustedes
que intentaron tejer en el alba
un nuevo parlamento tendencioso;
que apalearon a la pájara en su nido
robándole los huevos que empollaba.

Que con el más vil de los silencios
pretendieron tapar verdades crueles.
Que inyectaron en los ojos
pócimas de ceguera, en carcajadas.

Que intentaron ser los dioses
de Olimpos repletos de abyecciones;
que insuflaron en las mentes
bocanadas de órdenes navaja.

A ustedes digo
que todo intento ha sido inútil.
Sus máscaras erigidas
fueron máscaras,
nunca el horror atravesó la calma.
Una luz de esplendor alucinante
se irguió delante de sus cuerpos
cuando empeñados estaban con el cuento
de iniciar el ritual de la insolencia.

Ustedes maldecían,
salmodiaban frases,
inventaban trucos con los dados.

Comentaban,
Cuchicheaban
Gozaban

Después iban a misa y a los cultos
a golpearse el pecho,
a lloriquear por el prójimo,
a creer que la santidad
salía rauda, por los poros
de sus epidermis de barro.

A pensar que sus vidas
eran ejemplos para otras vidas.

A inflarse como pavos.

A soñar con pajaritos frágiles
-que entre trinos y dulzuras
devoraban a legiones de pirañas-
por los siglos
de los siglos.

Pobrecillos ustedes
tristes fantoches de la oscura esencia,
perdedores eternos de los Todos

¿Será el turno de la risa?
No lo pienso

¿Será el tiempo de la ofensa?
No lo creo

Ustedes
acurrucados en lechos impolutos
se quedarán para seguir planeando
universos nuevos
y
triquiñuelas nuevas.

Abrirán sus enormes fauces.

Sus lenguas relamerán gozosas
los belfos, al pensar en el próximo festín
de odio -servido en platos de oro-

Pero también ustedes
en medio de su altivez olvidaron
un arte elaborado a mano y fuego:

Solo los despistados como yo
quedaremos para abrir ventanas,
puertas,
celdas,
claustros

ataúdes.

Los miopes sin lentillas como yo,
los amantes del ocaso,
los soñadores en alforjas repletas de luceros,
los sensibles
quedaremos.

Sin que importen las ardides preparadas,
ni las danzas de picantes ademanes.

He visto tanto en esta vida
que nada me parece sorpresivo.

Estoy en paz
y soy dichosa
¿USTEDES?
nunca.

 

 

* Escritora, poetisa y cuentista ecuatoriana. Narradora de gran importancia en Ecuador. Su obra ha sido estudiada dentro y fuera del país. Ha sido merecedora del Primer Premio “Jorge Luis Borges”. Club Femenino de Cultura y Embajada Argentina, 1995; Primer Premio de la IV Bienal del Cuento Ecuatoriano “Pablo Palacio” 1998. De su obra publicada podemos mencionar: De mariposas, espejos y sueños. Cuentos, 1987; De espantos y minucias. Cuentos, 1992; Furtivas vibraciones olvidadas. Cuentos, 1993; DESEABULOS 1 y 2. Red Cultural “IMAGINAR”, Cuento y Poesía, 1993 y 2003; En las cuevas ajenas de la noche. Poesía, 1998; – Gotas de cera en la ceniza. Cuentos, 1999; Las doce habitaciones de la magia. Narrativa infantil. 2002. Su obra tiene presencia en varias antologías. Su libro Los miedos junto (Angel editor, 2009) reúne toda su obra cuentística. Errancia agradece a Elsy Santillán el caudal de su escritura, sus poemas humanos y la gentileza de compartirlos con nosotros. 

 

REGRESAR