home.jpg

 

C6

POEMAS

UN ENSAYO Y ALGUNAS TRADUCCIONES

CHARLES BERNSTEIN (1)

 

 

1.- Poemas de Charles Bernstein: Traducción: César Panza.

2.- Bernstein con ají: Sergio Rodríguez Saavedra.

3.- Todos nos encontramos de vez en cuando con un poema difícil: Charles Bernstein. Traducción: Romina Freschi.

4.- Poema Dear Mr. Fanelli poema de Charles Bernstein. Traducción, nota introductoria e introducción: Jorge Santiago Perednik

5.- Poema A Test of Poetry de Charles Bernstein. Traducción: Livon-Grosman.

 

1

Como si de sus mismas raíces los árboles nos agarraran

                                                                                                               Traducción: César Panza (2)

Es raro recordar una visita, no fue hace mucho tiempo,
la verdad, pero ahora parece al fin, pasada. Siempre, es algo
obvio supongo, asombrado por
ese ciclo: primero esperas una cosa & parece
tan lejana, puedes sentir el peso de la distancia
que cuelga sobre ti, & luego está allí —ese
punto —cualquiera— que, ahora, mientras
sucede, parece escurrirse constantemente,
“como la arena entre los dedos en una película antigua”, hasta
que solo lo puedes mirar atrás, & sin embargo te quedas allí, con la vista clavada
en tus pensamientos de la ventana frente al fuego en que te encontrabas antes.
Hemos repasado esto mil veces: & acá de nuevo, rastreamos el mismo
sector de la playa o del tiro del pantalón para eso -no estoy
seguro ya de cuándo o dónde exactamente- “& sin embargo” observar más de cerca,
con lo infructuoso que es en términos de resultados tangibles,
parece tan necesario.

La esperanza que, en todo caso, no es más que un yeso del pensamiento
proyectado hacia afuera, “buscando agarrarse” de alguna parte-
qué puedo decir aquí- que el alivio
o la dificultad de tales recuerdos no descarta
“esa necesidad más dura” de seguir siempre en
un nuevo lugar, bajo circunstancias distintas:
& sin embargo no parece que hayamos cambiado, es
como si los años pasados fueran
apenas material de archivo, “pero si los hechos
reales se supieran” seguimos dando vueltas a
lo que parece que pasó recién, pero que,
“por registro del contador” ocurrió hace años
ya. Años. Casi no parece posible,
ha pasado tan poco, realmente.

Nos apoyamos hora a hora
en la espera que pronto ya no quede
nada por hacer. “Llévate un sándwich
& comemos más tarde”. Por supuesto
que las expectativas convienen, responsables
en parte, de cualquier actividad
que organicemos. Siempre el revuelo por qué hora
es, incapaces de vivir en ella….

“Quizás tengamos mejor vista desde
arriba”. Pero, por supuesto, en ese sentido, las vistas no
mejoran. “En el momento presente” (si pudiéramos verlo
siquiera, lo que, para comenzar, significa la reducción
de las expectativas) cuanto nos rodea resuelve
cualquier necesidad de “progresión”.
Así que más de estos trazados, como si por arte de magia
de las propiedades fonéticas de estos garabatos…. O
acaso eso solo mistifique el “poder” de la “presencia” que es
también, un modo de postergación.

 

 

                                                                                                               Quimera

Anochecía y la encontré callada
de súbito le pude dar captura
se alborotó y chilló desesperada
mas yo era un joven de cabeza dura.
Cuchareé y luego la ahuequé en mi mano
para que nunca más sufriera daño
rápidamente tuve que soltarla
no debía ser mía ni guardarla.
Recolecto cuerdas desde ese día
para atarlas y pegarlas en rimas
lo asumí, las canciones nunca amarran
sombras brillosas a su suerte echadas.

 

 

                                                                                                               Gracias por dar las gracias

Este es un poema
totalmente accesible.
No hay nada
en este poema
que sea en modo
alguno difícil
de entender.
Todas las palabras
son simples &
van al grano.
No hay conceptos
nuevos, ni
teorías, ni
ideas confusas.
Este poema
no tiene pretensiones
intelectuales. Es
pura emoción.
Expresa por completo
los sentimientos del
autor: mis sentimientos,
la persona que ahora
te habla.
Solo le importa
comunicarse.
De corazón a corazón.
Este poema te aprecia
& valora como
lector. Celebra
el triunfo
de la imaginación
humana sobre
los obstáculos &
las desgracias. Este poema
tiene 90 líneas,
269 palabras y
más sílabas de
las que tengo tiempo
de contar. Cada línea,
palabra & sílaba
ha sido elegida
para transmitir solo el
sentido deseado
& nada más.
Este poema renuncia
a la opacidad & al enigma.
No esconde
nada. Cien
lectores podrían
leer el poema
de manera
idéntica & entender
el mismo
mensaje. Este
poema, como todos
los buenos poemas, cuenta
una historia con un estilo
directo que jamás
deja dudas
al lector. Aunque
a ratos expresa
amargura, rabia,
resentimiento, xenofobia
& un dejo de racismo, en
el fondo su ánimo es
positivo. Encuentra
alegría incluso en
esos momentos maliciosos
de la vida que
comparte contigo.
Este poema
representa la esperanza
en una poesía
que no le dé
la espalda al
público, que
no se piense
mejor que su lector,
que se comprometa
con la poesía como una
forma popular, como encumbrar
volantines o pescar con
mosca. Este poema
no pertenece a ninguna
escuela ni obedece
a un dogma. No sigue
la moda. Dice
solo lo que
dice. Es
real.

 

 

                                                                                                               En un mundo agitado como este

No hace mucho, o acaso lo soñé
o lo inventé, o de pronto le perdí
la pista al tren en el abracadabra
de días que se esfuman; no, si doblo
esta vuelta a la esquina, llego a ella
desde tres lados a la vez, o boto
el balón contra todos los videntes
adormilados —bueno, pueden verlo
sus propios ojos, que no hay nada bajo
mi manga, o noten cómo hasta las rocas
se quiebran a presión. Cuanto más andes
en una dirección, tanto más lejos
tendrás que seguir antes que el retorno
se vuelva enteramente indivisible.

 

 

                                                                                                               Esta Línea

Esta línea está despojada de emoción.
Esta línea no es más que una
ilustración de una teoría
europea. Esta línea carece
de tema. Esta línea
no hace referencia
más que a su contexto en
esta línea. Esta línea trata
solamente sobre sí misma.
Esta línea no tiene significado:
sus palabras son imaginarias, sus
sonidos inaudibles. Esta línea
no se ocupa de ella misma ni de
nadie más—es indiferente,
impersonal, fría, repelente.
Esta línea es elitista, y requiere,
para entenderla, años de estudio
en bibliotecas agobiantes, escudriñando
esotéricos tratados sobre
temas impronunciables.
Esta línea rechaza la realidad.
https://www.isliada.org/poetas/charles-bernstein

 

 

2

BERNSTEIN CON AJÍ

SERGIO RODRÍGUEZ SAAVEDRA (3)

Enrique Winter (1982) ha desarrollado un trabajo de escritura tan amplio como variado. Su poética social, con rasgos neovanguardistas que se articula en los espacios de la ciudad y sus habitantes, la sociedad a la que aspira, el lector que se pretende y ejercita en los poemas, establece una política que incomodando se siente cómoda. Sus artículos trabajados, sistemáticos, la edición rigurosa, son parte de su sello y ahora, la traducción. Preocupada de ser fiel y además atrevida. Hablamos entonces de Blanco inmóvil, un trasvasije que hace de parte de la obra de Charles Bernstein al español, trabajo desarrollado con el concienzudo estudio de un poeta y una poesía bien estudiada.

En la Nota introductoria a la tercera edición de Una poética activa poesía estadounidense del siglo XX, Kevin Power –de reciente deceso el 2013- nos dice: “…escribí un nuevo capítulo sobre Language Poetry, que representa el movimiento que además de cuestionar radicalmente la poética abordada en la primera edición, ha sido su continuación más destacada. Pude haber centrado mi ensayo en un solo poeta, por ejemplo, Ron Silliman, Barett Watten, Lyn Hejinian o Charles Bernstein, pero opté por una visión general, plenamente consciente de que me adentraba en un terreno peligroso al ser un movimiento tan salpicado de diferencias internas.” El destacado ensayista inglés, comprende la dificultad de señalar, nominar en sus virtudes y defectos un ejercicio que, en sí, es una compleja trama de análisis donde todo puede ser confrontado. En este estado de permanente movimiento, el poeta chileno instala, a partir de la traducción, un escenario que observábamos desde la distancia y que ahora, gracias a Blanco inmóvil, queda en primera fila.

El uso que hace del lenguaje, las formas de la escritura, el pensamiento mismo, ubican a la poesía de Berstein en un constante desafío, y traducirla, manteniendo este tono, ese ritmo, aquella ironía, una verdadera proeza lingüística. La inminente búsqueda del poeta norteamericano de un lugar donde palabra y realidad, “lector” y mero “receptor” no sean sinónimos de poesía, hace crecer el conflicto entre traducir una obra o trasplantar una propuesta. La antología de Charles Bernstein, pilar fundamental de L=A=N=G=U=A=G=E, consta de una cincuentena de textos que abarcan la extensión de su obra y su giro. Experimental, conceptual, indómito finalmente, que logra del todo dar cuenta de un proyecto escritural.

Winter lo ha hecho con anterioridad en el caso de Philip Larkin, pero la complejidad de este trabajo sería la de traducir algunos poemas de Rodrigo Lira al anglosajón, sin embargo –y a pesar de la amplitud de registros- lo consigue plenamente, sobre todo en aquellos giros y modismos que suelen marcar una traducción como el caso de las españolas. Con sutileza de artesano, une las piezas fonéticas con su equivalente tanto en sonido como sentido hasta dar semejanza al guiño original. Riguroso en la métrica, se apreciará al escuchar al mismo Bernstein en YouTube como la copia calza en el original. De muestra este botón de “Whose language”, donde asistimos al fraseo conocido para luego desplazarnos hacia la sinestesia, el pensamiento y finalmente nuestros actos, sin cerrar jamás los espacios abiertos anteriormente:
¿Quién va en primera? El polvo desciende mientras
el tragaluz se derrumba. Se cierra
la puerta en un sueño de endeudamiento y
denuncia (a tomarse las plazas),
anhelando un ambiente (ambivalencia) congelado
(prosaico). Puertas donde dejarse caer, campanas
por desempolvar, matices para circunscribir.
Sólo lo real es real: la niña
que chilla “¡Bebé! Bebé!”
pero olvida mirarse en el espejo
–de un… No importa
realmente de quién, sólo el nombramiento
para un desfile chueco y descuidado.
Mi cara se convierte en vidrio, al fin.

Podemos afirmar que es un trabajo completo. Las notas, las referencias históricas y las dudas propias, las intertextualidades de Bernstein y el contexto en el cual trabajó el traductor, los conflictos y las soluciones aparecen una por una en su Exordio despejando la imagen del trabajo, llamándonos a comparar abiertamente.

Ya sobre los poemas mismos, podemos generar la tremenda concentración de energía que supuso este ejercicio de ser otro. En la introducción nos dice a propósito de consultas sobre el sentido de un texto que él planteó dos y Bernstein le devolvió cuatro:

“Por supuesto, nunca más le pregunté un detalle, hasta que terminé una versión íntegra del libro, pero me quedó entonces claro que las variables en juego eran muchas más, y con engaños, de las que había previsto.”

Siguiendo el sentido que el autor neoyorquino realiza, es necesario pensar contradictoriamente en otros cauces verbales, en las basuras que arrastra ese cauce, en la fuerza que puede cobrar cuando desbarranca hacia el lector, como ocurre con nuestras quebradas en invierno cuando llegan a la calle. Más que las palabras, sus usos, tal como lo hizo en 1972 al publicar “LIFT OFF”, el borrador de una cinta de su máquina de escribir o el poema “Las vidas de los cobradores de peaje” cuyo título nos dice todo lo que basureamos cuando se habla del poema. Es que el trabajo de Bernstein se articula a partir de un proyecto donde las materias no habituales en poesía, pero que son ampliamente conocidas en nuestra sociedad de consumo, se hacen parte de un procedimiento conceptual que refiere la evolución del “oficio”. En una entrevista hecha por Maurizio Medo nos dice:

“Trato de hacerme tropezar a mí mismo en un sinfín de formas. Me gusta también hacer hincapié en la experiencia de tropezar, caer, fallar, agitarse. Creo que en cualquiera de mis libros soy bastante bueno incluyendo una mezcla que, incluso para un lector compasivo, incluirá trabajos que parecen fuera de lugar, erróneos, fallidos, pero, por supuesto, me gustan los malos juegos de palabras y estar fuera de lugar, así que tiene que ser más que eso”.

Lo anterior es un hecho en tanto representa la construcción de sus libros, pero también es una opinión formada por un testigo privilegiado de ese ejercicio. Ambas posturas se centran en el objeto poético, construyendo, destruyendo (y puede ser a la inversa) el texto, de manera que el lector jamás se encuentre cómodo y, lo más se agradece, el autor tampoco. Las primeras copias de las traducciones de Enrique Winter ya circulan en Ecuador gracias a Fondo Animal Editores de Guayaquil en versión bilingüe. En el caso de Chile y prontamente, serán publicadas para nuestro esperanzado (dis)gusto.

http://letras.mysite.com/srod081014.htm

 

 

3

TODOS NOS ENCONTRAMOS DE VEZ EN CUANDO 

CON UN POEMA DIFÍCIL (4)

CHARLES BERNSTEIN

                                                                                                               Traducción: Romina Freschi (5)

 

A veces es el poema de un amigo o de un miembro de la familia, ya veces es un poema que hemos escrito nosotros mismos. El poema difícil ha crea-do tensión para ambas partes, poetas y lectores, por muchos años. Los expertos que estudian poemas difíciles a menudo rastrean la prevalescencia moderna de este problema a los primeros años del último siglo, cuando una gran dislocación social precipitó la crisis de 1912, una de las epidemias más conocidas de poesía difícil. Pero mientras los expertos han ofrecido detalladas discusiones históricas sobre poemas difíciles y mientras existe una gran especulación filosófica y teoría psicológica acerca de la poesía difícil, hay muy pocas guías prácticas para manejarla. Lo que quiero hacer en este ensayo es explorar algunos caminos para hacer de su experiencia con el poema difícil más interesante y alentadora explorando algunas estrategias para vérselas con este tipo de poemas. Usted se estará preguntado ¿cómo es que yo me interesé en este tema? Déjeme ser franco sobre esta situación. Yo soy autor, y lector frecuente, de poemas difíciles. Por esto, tengo un gran deseo de ayudar a otros lectores y autores con poemas difíciles de leer.

Al compartir mi experiencia de más de treinta años de trabajo con poemas difíciles, creo que puedo ahorrarnos a los dos mucho tiempo y dolor. Hasta puede que sea capaz de convencerlo de que algunos de los poemas difíciles con los que usted se encuentra pueden otorgarle experiencias estéticas muy enriquecedoras, si usted entiende cómo aproximar-se a ellos. Pero primero debemos enfrentar la pregunta- ¿Está usted leyendo un poema difícil? ¿Cómo darse cuenta? Aquí hay una lista práctica de cinco preguntas claves que pueden ayudarlo a responder esta pregunta: ¿Encuentra al poema difícil de apreciar? ¿Encuentra que el vocabulario y la sintaxis del poema son difíciles de comprender? ¿Se pelea usted seguido con el poema? ¿El poema lo hace sentir inadecuado o estúpido como lector? ¿Su imaginación se ve afectada por el poema? Si usted respondió alguna de estas preguntas afirmativamente, usted probablemente se encuentre frente a un poema difícil. Pero si aún no está seguro, busque la presencia de alguno de los siguientes síntomas: alto nivel de actividad sintáctica, gramatical o intelectual; elevada intensidad lingüística; irregularidades textuales; rechazo inicial (poema no accesible de inmediato); adaptabilidad pobre (el poema no es apropiado para ser usado en cartas de amor, conmemoraciones, etc.); sobrecarga sensorial; o estado de ánimo negativo. Muchos lectores cuando se encuentran por primera vez con un poema difícil se dicen a sí mismos "¿Por qué a mí?". La primera reacción que suelen teneres pensar que éste es un problema inusual que otros lectores no han enfrenta-do. Así que el primer paso para tratar con el poema difícil es reconocer que éste es un problema común que muchos otros lectores enfrentan diariamente. ¡Usted no está solo! La segunda reacción de muchos lectores de poemas difíciles es culparse a sí mismos. Se preguntan "¿Qué estoy haciendo para hacer que este poema sea tan difícil?". Así que el segundo paso para tratar con el poema difícil es reconocer que usted no es responsable por la dificultad y que hay métodos efectivos para responder a ella sin frustrarse o enojarse. Los escritores de poemas difíciles enfrentan los mismos interrogantes problemáticos que los lectores, pero para ellos las preguntas pueden ser aún más agitadas. A menudo un poeta se preguntará a él mismo, si es un hombre o si es una mujer (individuos con otras identidades genéricas y transgenéricas también se hacen a sí mismos estas preguntas): "Por qué el poema resultó así? ¿Por qué no es completamente accesible como los poemas de Billy Collins, que nunca plantean un problema de comprensión?" Como lectores de poemas difíciles, estos escritores de poemas difíciles deben primero aceptar el hecho de que el suyo es un problema común, compartido por muchos otros autores. Y deben aceptar el hecho de que no es su culpa que sus poemas sean más difíciles de entender que los de Billy Collins, sino que algunos poemas solo salen así. Los poemas difíciles son normales. No son incoherentes, sin sentido u hostiles. Lectores con buenas intenciones sugerirán que "algo tiene que estar mal" con el poema. Así que adoptemos una nueva perspectiva. "Difícil" es muy diferente de anormal. En el clima de hoy, con un número creciente de poemas que son clasificados como "difíciles", esta es una distinción importante para tener en mente. Los poemas difíciles son así por su innata constitución. Y esa constitución es su estilo construido. No son así por algo que usted como lector les haya hecho. No es su culpa. Los poemas difíciles son duros para leer. Por supuesto que usted ya sabe esto, pero si lo mantiene en su mente, entonces podrá volver a ganar autoridad como lector. No deje que el poema difícil lo intimide. Muchas veces el poema difícil lo va a provocar, pero ésta puede ser la manera de atraer su atención. A veces, si usted le da su completa atencional poema, la conducta provocativa se detendrá. Los poemas difíciles no son populares. Esto es algo que cualquier lector o escritor de poemas difíciles debe enfrentar lisa y llanamente. Este clima de intolerancia frente al poema difícil, y frente al poeta que escribe poemas difíciles, no solo podemos decir que forma parte del obligado (aunque sospechoso) sentido común, sino que puede perfectamente identificarse en algunas charlas de algunos pasillos de la poesía argentina actual, donde se atacan poéticas consistentes con acusaciones del tipo "no tiene sentido", "no se entiende". ¡Pero sólo porque un poema no es popular no significa que no tiene valor! Los poemas impopulares pueden tener lecturas significativas y, después de todo, puede que no sean siempre impopulares. Aún si un poema nunca llega a ser popular, aún puede ser especial para usted, el lector. Quizás la impopularidad del poema puede hacer que usted y el poema difícil se vuelvan más cercanos. Después de todo, su propia habilidad para tener una relación íntima con el poema no está afectada por la popularidad del poema. Una vez que ha logrado ir más allá del juego de la culpa - culpándose usted mismo como lector por la dificultad o culpando al poema- usted puede empezar a focalizarse en la relación. La dificultad que está teniendo con el poema puede sugerir que hay un problema no con usted como lector o con el poema mismo sino con la relación entre usted y el poema. Trabajando los problemas que aparezcan como parte de esta relación puede ser una experiencia de aprendizaje valiosa. ¡Hacer la vista gorda acerca de las dificultades no es la solución! Aprender a enfrentarse con una lectura difícil de un poema va a ser mucho más gratificante que esconder las dificultades debajo de la alfombra, solo para haber acumulado polvo que se desparrame frente a usted cuando finalmente llegue a limpiar el piso. Los lectores de poemas difíciles también necesitan cuidarse de la tendencia a idealizar el poema accesible. Tenga en mente que un poema puede ser fácil porque no está diciendo nada. Y mientras esto pueda resultar en una primera lectura sin disturbios, puede enmascarar problemas que saldrán más tarde. Ningún poema está libre de algún grado de dificultad. A veces, trabajar sus dificultades con el poema es lo mejor que puede ocurrir para una experiencia estética de largo plazo que abra posibilidades para muchos encuentros futuros con el poema. Espero que esta aproximación al poema difícil alivie la frustración que tantos lectores sienten al ser desafiados por este tipo de experiencia estética. Leer poemas, como otras experiencias de la vida, no es siempre tan simple como puede parecer desde afuera, como cuando vemos a otros lectores hojeando felizmente colecciones de versos favoritos. Muy a menudo esta imagen de bendición lectora no es la historia completa; aun cuando ahora sean lectores sonrientes, seguro han atravesado experiencias difíciles con poemas cuando los encontraron por primera vez. Como mi madre solía decir, no se pueden cocinar huevos revueltos con panceta sin matar a un chancho.

Charles Bernstein8nro11:nro11.qxd 29/08/2011 06:38p.m. Página8

 

 

4

"DEAR MR.FANELLI"(6)

CHARLES BERNSTEIN

                                                      Traducción, nota introductoria e introducción: Jorge Santiago Perednik(7)  

                                                                                                                                            Nota introductoria:

“¿Qué es un poeta-crítico, o un profesor-poeta-crítico? ¿Cuál viene primero y cómo puede uno estar seguro?”, se pregunta Charles Bernstein (Nueva York, 1950) al comienzo de su libro My Way, de donde ha sido extraído el poema Dear Mr. Fanelli. La pregunta no es ociosa: en efecto, Bernestein es un destacado poeta y crítico de literatura norteamericana, profesor de Lengua Inglesa en la Universidad de Pennsylvania y autor de más de veinte poemarios, entre ellos Poetic Justice, Disfrutes y The Sophist, donde fue trabajando con los pequeños cambios de sonido o de disposición tipográfica que permiten los vocablos. Jorge Perednik (Buenos Aires, 1952) es traductor, ensayista y un poeta que se mantiene casi secreto: al mismo tiempo que muy activo, se sustrae sutilmente de la figuración pública. En 1980 fundó la revista Xul y desde 1995 codirige con Hugo Savino la revista DERIVA. Publicó entre otros los poemarios Los mil micos (1979), El cuerpo del horror (1981), El shock de los lender (1985), El fin del no (1991) y el reciente El Gran Derrapador, editado por La Bohemia.

                                                                                                               Introducción:                                                                   

                                                                                                               Pensar, poder, quizá

En 1978, hace un cuarto de siglo, apareció en los EE.UU. el primer número de una revista de poesía, L=A=N=G=U=A=G=E, codirigida por Bruce Andrews y Charles Bernstein, que, con algunas otras publicaciones como This, Roof, A Hundred Posters y Tottel''s, se propuso poner el énfasis en el lenguaje, la forma y las múltiples posibilidades poéticas que el trabajo con ellos y sobre ellos abren a la escritura. La crítica creyó descubrir una nueva tendencia poética, la más importante de fin de siglo, y la llamó Language Poetry (poesía del lenguaje). Sus cultores, sin embargo, se abstuvieron de considerarse una escuela, inscribir sus coincidencias y simpatías dentro de instituciones homogeneizadoras o subordinar sus escritos y búsquedas poéticas a dominios generalizados. No querían que esas elecciones suyas -personales, provisorias- fueran reducidas a un común denominador, luego esencializadas y eventualmente idealizadas o sacralizadas. 

Charles Bernstein fue sucesivamente trabajando en su obra con los pequeños cambios de sonido o de disposición tipográfica que permiten los vocablos, las expresiones coloquiales —para invertirlas o alterarlas—, las conexiones entre las palabras y los juegos que ellas permiten, el uso de términos en desuso o el deliberado mal uso de términos usuales, entre otras vías de operar poéticamente.

En el poema "Dear Mr. Fanelli", Bernstein explora las posibilidades de inscribir una carta de reclamo en los versos. Incide en ellos la repetición de tres palabras: pensar, poder —ambos en diversas conjugaciones— y quizá. Con sus presencias o ausencias, de modo positivo o negativo, el pensar como trabajo con los problemas, el poder como voluntad de acción y el quizá como posibilidad de resultados, sitúan el tema del funcionamiento de las burocracias. Charles Bernstein, además de renombrado poeta, es uno de los mejores ensayistas vivos sobre literatura de los EE.UU.

                                                                                                               Querido Sr. Fanelli:(8)

Vi su foto
en la estación
de la calle 79. Usted decía
estar interesado en
cualquier comentario que
pudiera hacerle sobre
el estado de la
estación. Sr. Fanelli,
hay un montón de
escombros en la estación
de la calle 79 que hacen
desagradable esperar
en ella más de unos
minutos. La estación
podría recibir unas manos
de pintura y quizá
nuevos parlantes que
permitan entender
los anuncios de retrasos
que siempre están
transmitiendo. Sr.
Fanelli––hay un
montón de gente durmiendo
en la estación de la calle 79
y me pone triste
pensar que no tienen
un hogar adonde ir. Sr.
Fanelli, ¿no piensa que
podría encontrarles un lugar
más confortable para que
descansen? El subte es
muy ruidoso, en especial con
todos esos trenes expresos
pasando raudamente cada
pocos minutos, eso cuando los
trenes funcionan.
Debo admitir, Sr. Fanelli, que
pienso que la estación de la calle
79 está en bastante mal estado
y a veces de noche
mientras doy vueltas en mi cama
pienso que el mundo
tampoco hace las cosas
demasiado bien, y me
pregunto que irá
a pasar, hacia dónde
apuntan nuestras cabezas, si
apuntan a algún lado, incluso
si tenemos cabezas. Sr.
Fanelli, ¿no piensa que si
pudiéramos tan sólo empezar
con la estación de la
calle 79 y hacer lo que
pudiéramos con ella
entonces quizá podríamos,
usted sabe, me parece, seguir
avanzando desde allí? Sr.
Fanelli, cuando vi su
foto y el cartel
pidiendo sugerencias
pensé que si
usted realmente quería
llegar a fondo
con lo que está mal,
quizás era mi obligación
escribirle: quizás
usted nunca estuvo en
la estación de la calle 79
porque está muy ocupado
manejando las estaciones
de la calle 72 y la calle 66,
quizá no conoce
los problemas que tenemos
en la 79––me refiero a
la mugre y las frecuentes
demoras y la sensación de
total miseria que
impregna el lugar. Sr.
Fanelli, ¿llegó hasta aquí
en la lectura de la carta
o recibe tantas
cartas todos los días
que no tiene
tiempo para dar a cada
una toda la atención
que exige? ¿O soy
la única persona que
acepta su invitación
a contactarse sólo que
usted no tiene suficiente
experiencia sobre cómo
responder? Lamento
no poder captar su atención
Sr. Fanelli porque realmente
creo que si usted
pide comentarios
debería estar dispuesto
a actuar en consecuencia––aun
si debería es una palabra
demasiado grande para lanzar
en este momento.
Sr. Fanelli
espero que no
piense que soy descortés
si le hago una
pregunta personal.
¿Sale mucho
de la oficina?
¿Va al cine,
prefiere acaso
los deportes––o quizá
noches tranquilas en un
restaurante del barrio?
¿Lee mucho, Sr. Fanelli?
No digo sólo
Gibbons y esas
cosas, sino filosofía––
¿leyó mucho
Hanna Arendt o
prefiere acaso
una perspectiva
más ideológica?
Pienso que si entiendo
cómo se formó, Sr.
Fanelli, podría escribirle
más convincentemente,
más persuasivamente. Sr.
Fanelli, ¿sale
de la ciudad alguna vez––
quiero decir como hasta Bear
Mountain, o hasta
Montauk? Quiero decir ¿se da
cuenta de lo desagradable que
es el aire en la estación de la
calle 79––que podríamos
usar allí algún sistema de
refrigeración o de filtrado
de aire? Sr.
Fanelli, ¿no piensa
que podríamos
encontrarnos y
conversar sobre
estas cosas
personalmente? Hay
algunos otros puntos
que me gustaría examinar
con usted si pudiera
tener la ocasión. Cosas
que me gustaría
contarle pero
sería reticente a
volcar en el papel.
Sr. Fanelli, no me he
estado sintiendo muy bien
últimamente y pensé
que reunirme con usted cara
a cara podría cambiar
mi humor, podría
ponerme en una nueva disposición
de ánimo. ¿Quizá podamos
juntarnos a almorzar?
¿O quizá después del trabajo?
Piénselo, Sr.
Fanelli.
Ernesto's Livon-Grosman's película: 2X2, Perednik/Bernstein: https://jacket2.org/commentary/perednik-bernstein:

 

5

Una prueba de poesía por Charles Bernstein

                                                                                                               Traducción de Ernesto Livon-Grosman(9)

 

¿Qué quiere decir con rusos rasos? ¿Es industria
trabajo sistemático, trabajo intenso, o una
fábrica?  ¿Es ondular agitarse levemente?  ¿Cuándo
escribimos poemas terminamos transportados por el tono? ¿Y
quién o qué lleva labradas brillantes insignias de aire?

¿La Fábrica que menciona en el epígrafe
de su poema es un edificio, o un símbolo celeste?

¿Flete se refiere a cargamento o al transporte de una carga
por tierra, aire o agua? ¿O se refiere al pago por ese transporte? ¿O a
un tren de carga?  ¿O a un caballo?  ¿Cuándo dice un viaje cómodo se
refiere a una travesía confortable o a un tren equipado con muchos servicios? Pero, entonces ¿por qué suprime "un" justo antes de amigo somnoliento?  Y cuando en "Por qué no soy cristiano" escribe Siempre lo tiras/pero nunca lo levantas ¿De qué se trata?

En "La bahía de la ilusión", vena se
refiere a la vena sanguínea o es una
metáfora de río?  ¿Y la palabra  loteo se
refiere a un pedazo de tierra o a
la suerte asociada con la lotería?  ¿Y la palabra alcanfor
se refiere a los árboles del alcanfor?  Aún más importante, ¿quién o
qué está acercándose?  ¿Quién o qué ha caído?  O caído ¿se refiere al cuero
o piel de un animal?  ¿Y quién o qué se ha
detenido?  ¿Entonces, el atolón de la  avenida
al mediodía es el equivalente a un patrón o modelo?

En "Miedo a rayarse" ¿rayarse quiere decir
enloquecer?

¿Y en el caso de forzar, quiere decir
una prueba severa o una tensión o pasaje
desgastante  (como en trabajo desgastante),
o un pasaje en una pieza de música?
¿La palabra Mercury refiere a una marca de aceite?

En los versos
Escamas de masas bucólicas ancladas
contra gabinetes de cactus, baldes de Nantucket
¿se trata de pedazos de tortas o
tartas colocadas sobre baldes (que están
hechos de madera de Nantucket)
anclados a gabinetes (¿pequeños ambientes o
muebles?) con cactus?

¿Qué es un nutflack?
Supongo que asamblea caucásica
refiere a la congregación de personas blancas
reunidas en un partido político para nominar candidatos.
Pero quién es el Tío Mescolancha
¿Y qué quiere decir un envío familiar
para el antílope que regresa?

Usted escribe que las paredes son nuestros pisos.
¿Cómo pueden las paredes ser los pisos si los pisos
son la parte de la habitación que limita ese
espacio y a la vez la superficie sobre la que se
camina?  En y los pisos, como bolas, repelen
todas las olas--bolas es una referencia al
sinsentido o se trata de cualquier bola como en bola de billar
o bolas de hombres?  ¿O a un rumor que se esparce
subrepticiamente?  ¿Y olas quiere decir algo que se
eleva y luego baja o una moda transitoria?
¿Pero qué es el supuesto tejido
general?

¿Es la pila de basura la pila de basura
en el sentido corriente?  ¿Por qué
cambiar pila de basura  por  supuesto
tejido general?  Dado que falsificador es
aquel que falsifica, ¿cómo puede lo arbitrario
asimilarse a falso?

¿Quién o qué está desilusionado
por no haber podido ser?

¿El término encuadres se refiere a la forma,
a la constitución o a la estructura en general? ¿O a un
estado en particular como al hablar de estados mentales?

En la frase,
Si no te gusta
coloreado, lo puedes fotocopiar y
verlo todo en gris
¿A qué se refiere?  ¿Qué quiere
decir coloreado?

Unos versos más tarde usted escribe,
Quieres decir, imagen de granja cuando has conseguido un
bratwurst. ¿Bratwurst se refiere a una salchicha?
¿El verso quiere decir que, la salchicha
que vio le recordó una granja imaginaria?

¿Botes con fofos fondos quiere decir botes con fondos gordos?
¿Achaparrado por lo tanto jorobado se utiliza para
describir a alguien que juega al golf?  ¿En la frase un loquito
en un espectáculo de segunda el loquito es un hippie?  ¿De segunda indica
que es de menor importancia o que el actor
que participa en el espectáculo es subnormal?
¿Y entonces quién o qué está conectado a un vapor rosado? ¿Y
qué pasa con el acechador de la lengua tensa en la cuerda floja?
¿El acechador es una persona que persigue furtivamente durante
la caza de una presa?  El acechador
es primero un testigo y luego un testigo tonto?

Usted escribe Las cáscaras están saladas:
¿qué clase de cáscaras se salan para ser comidas?
¿Qué quiere decir doblarse--volverse curvo,
encorvado, doblado?  ¿O inclinarse en un gesto de sumisión
o en una reverencia, ceder u obedecer? Campana se
refiere a un instrumento metálico o a un
tipo de pantalones?

Unos versos más tarde usted escribe la frase
Se sintieron muy vaciados. ¿Quiénes se sintieron vaciados? ¿Los juguetes?
¿Es canturrear utilizado en el sentido de tararear una canción?
¿Entrado en dónde? ¿No siendo parte de qué?

En "Sin Pastrami" (¡Walt! estoy contigo en Sydney/
Dónde los ecos del Mamaroneck aúllan/A lo largo
De los alocados corredores del llano)--Pastrami se refiere
A un corte de carne roja muy condimentado? ¿Mamaroneck
Es un lugar de los EEUU donde aúllan los bueyes salvajes?
¿Debo suponer que los corredores son los pasillos
de un supermercado? ¿Puedo leer el poema como que,
El narrador está haciendo compras en un supermercado
en Sydney, caminando por entre los excéntricos pasillos
que separan las diferentes góndolas donde se
encuentran productos, y no quiere comprar el pastrami
porque le parece escuchar los ecos de bueyes salvajes
aullando en los EEUU, mientras que le habla a Walt Whitman?

En "No hay fin para la envidia" ¿la palabra envidia se refiere a admiración
o a una connotación negativa?

https://jacket2.org/commentary/test-poetry-five-translations

 

 

  REFERENCIAS
1

CHARLES BERNSTEIN (Nueva York, 1950). Poeta, pensador, docente y editor norteamericano, uno de los más prominentes miembros de Poetas del Lenguaje. Estudió en la Harvard, y ha sido profesorde cursos de Poesía, Poética, y Escritura Creativa en múltiples y prestigiosas universidades estadounidenses. Es autor de más de 16 libros, incluyendo All the Whiskey in Heaven: Selected Poems (2010), My Way: Speeches and Poems (1999), sin mencionar los numerosos ensayos, traducciones, libretos de ópera que también ha escrito.

http:writing.upenn.edu/epc/authors/bernstein:

2

CÉSAR PANZA Es licenciado en Matemáticas por la Universidad de Carabobo. Cursó cuatro semestres de Filosofía en la Universidad Central de Venezuela. Participó en el taller de Creación Poética dictado por Víctor Manuel Pinto y Carlos Osorio Granado. Miembro del Comité de Redacción de la revista Poesía de la Universidad de Carabobo. Trabajó como asistente de producción y guionista del documental La patria en la piel (Conatel, 2016). Ha traducido poemas de Aimé Césaire, Jacques Roumain, Eugène Guillevic, Aloysius Bertrand, Kenneth Rexroth, Keorapetse Kgositsile, Langston Hughes, Charles Bernstein y a Michel Butor para publicaciones web. Tradujo del inglés Canciones 1962-1970, de Bob Dylan (Fundarte, 2017). (Valencia, Venezuela, 1987). Poeta, editor y traductor. Licenciado en Matemáticas por la Universidad de Carabobo, Panza se desempeña como miembro del comité de redacción de La Tuna de Oro y del comité de redacción de POESÍA.

3

SERGIO RODRÍGUEZ SAAVEDRA (Santiago de Chile, 1963) is a professor, poet, and literary critic. He belongs to a generation that he has defined himself as "the blacked-out generation," since its members had to take on, in their youth, the consequences of the "cultural blackout" that their country suffered. He is a member of the Writers' Society of Chile and the International Honor Committee of the Frans Masereel Foundation (Belgium). He has published the verse collections Suscrito en la niebla [Signed in the fog] (1995), Ciudad poniente [Setting city] (2000), Memorial del confín de la tierra [Memorial to the edge of the earth] (2003), Tractatus y mariposa [Tractatus and butterfly] (2006), Militancia personal [Personal militancy] (2008), Centenario [Centenary] (2011), Ejercicios para encender el paso de los días [Exercises to ignite the passing of the days] (2014), and Patria negra, patria roja [Black homeland, red homeland] (2016). They have earned him various awards in his country, whose poetry continues to stand out for its quality, richness, and willingness to take risks. He has served as subdirector of the journal Rayentrú, reviews editor of the newspaper Carajo, and director of the editorial project Santiago Inédito. He has collaborated with the journal Pluma y pincel, the supplement Literatura & Libros and the weekly El Siglo.

4

Publicado originalmente en inglés en Harper's Magazine June 2003 Volume 306, Issue 1837; ISSN: 0017-789X.Traducción al español y notas, Romina Freschi, para Plebella, 2007.

5

ROMINA FRESCHI Vive en Buenos Aires. Comenzó a publicar poesía en los años noventa. Integró el grupo Zapatos Rojos y el espacio Cabaret Voltaire. Fundó y dirigió la revista de poesía y crítica Plebella (2004-2012). En 2013, la editorial Eudeba publicó una Antología de ensayos, ilustraciones y poemas de Plebella, seleccionados por Freschi. Es docente de escritura y literatura en ámbitos universitarios y de creación. En edición, ha realizado distintas experiencias artesanales como los sitios web plebella contemporánea, pájaros locos, zapatos rojos, más las editoriales Arte Plegable y Pájarosló Editora. En la actualidad, colabora con Ediciones La Flauta Mágica, forma parte del proyecto Juana Ramírez Editora y elabora una posvida de Plebella, junto al proyecto Estación Alógena. En poesía publicó los siguientes libros: Soleros (1997), Redondel (1998), Estremezcales (2000), El-pE-Yo (2003), Marea de Aceite de ballenas (2012), Juntas (2014, ilustrado por su hija Luisa), Libro Có(s)mico (2015, que reúne publicaciones previas en revistas y chapbooks, con poemas inéditos de su blog «Frescos»), Eco del parque (2016), Todas cuerdas (2017), Soslayo (2018), La plaqueta Fallo (2018) y Rock du Gateau/Los Incas (2020). Asimismo, Eco del parque ha sido traducido al inglés por Jeannine Pitas y su edición bilingüe se publicó en 2019, por la editora Eulalia (USA).

6

El Clarín Suplementos, Cultura y Nación Buenos Aires Sábado 14 de junio de 2003.

7

JORGE SANTIAGO PEREDNIK Jorge Santiago Perednik nació en Buenos Aires en 1952. Es autor de dos libros de poemas: “Los mil micos” (Buenos Aires, Anagrama, 1979) y “El cuerpo del horror” (Bs. As., Tierra Baldía, 1981). Colaboró en diversas publicaciones periódicas. El poeta, traductor y ensayista Jorge Perednik, de reconocida trayectoria en la literatura argentina, murió este viernes a los 59 años, informó hoy la Sociedad de Escritoras y Escritores. Perednik nació en Buenos Aires en 1952 y desde 1991 era director del Programa de Altos Estudios en Poesía de la Universidad de Buenos Aires. Publicó «Los mil micos» (1979), «El cuerpo del horror» (1981), «El shock de los lender» (1985), «Un pedazo del año» (1986), «El fin del no» (1991) «Variaciones pad-in» (1996), «La desconocida- Circo macedonista sobre Adriana Buenos Aires» (1998), «El gran derrapador» (2002), «El todo, la parte» (México, 2005) y «La querella de los gustos» (2006). Fue autor de diversos libros de ensayos y traducciones de escritores de lengua inglesa. En 1980 fundó la revista de poesía «Xul. Signo viejo y nuevo» y desde 1995 codirigía la publicación literaria «Deriva». En 2006, junto al periodista Sergio Bufano, publicó el «Diccionario de la injuria», que contiene unos 3.000 insultos y «malas palabras» utilizadas en países de Latinoamérica y España. EFE

ps://www.babab.com/no20/perednik.php

8

MP3 (via Lyrikline)

9

ERNESTO LIVON-GROSMAN: Nació en Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Vivió en la Patagonia y en Costa Rica antes de establecerse en EE. UU., donde enseña cine y literatura en el Boston College. Sus traducciones incluyen Charles Olson al español y José Lezama-Lima al inglés. Es coedotor, con Cecilia Vicuna, del Oxford Book of Latin American Poetry.


REGRESAR